"Bienvenidos al portal donde padres, estudiantes , educadores, profesionales y todo aquel interesado en el area de educacion especial y la psicopedagogia podra encontrar informacion de su interes"...Participa!!!!.




Buscador Interactivo

CONSULTAS ONLINE

CONSULTAS ONLINE

Nueva direccion

Nueva direccion

PLAN VACACIONAL SUPERAPRENDIZAJE

PLAN VACACIONAL SUPERAPRENDIZAJE
Edades de 8 a 16 años

23 oct. 2010

¿Como corregir las conductas agresivas en los niños?

Me impresiona cuando escucho palabras de padres desesperados, o docentes estresadas “Este niño es imposible, es terrible, es agresivo”. Sé que en ocasiones muchos niños se comportaran de manera violenta, pero afirmar que “es un agresivo” como única cualidad, es sumamente determinante en que el pobre infante no tenga más remedio que actuar como todos le esperan: “con agresividad”. No hay niño agresivo, hay conductas agresivas presente en los niños (¡muy distinto el enfoque!) y que se pueden corregir. La agresividad en la conducta tiene un origen, y debe corregirse el origen, fortalecer las cualidades positivas en la persona para disminuir los arranques de cólera.

En primer lugar hay que observar en donde ocurre la conducta agresiva, ¿en el colegio?, ¿en la casa?, ¿en ambos lugares?, hay que tomar en consideración la edad de el niño, pues hay episodios que los adultos solemos atribuir a agresividad o falta de respeto que corresponde a una forma de solicitud de atención del menor y que como adultos propiciamos, alimentamos y fortalecemos con nuestras reacciones y actitudes. También tenemos que revisar cual es el conjunto de valores y modelos que hay presentes en la familia, que puedan estar contribuyendo. La teoría del aprendizaje social afirma que las conductas agresivas pueden aprenderse por imitación u observación de la conducta de modelos agresivos , por ello si papá y mamá solo se relacionan con el niño y entre ellos mismos de forma agresiva (incluyendo descalificación verbal o maltrato físico) , no espere que su hijo tenga una conducta ejemplar , recuerde “los principales modelos que los niños reciben de comportamiento en la vida radica en los padres”, al igual si en nuestra familia los sistemas de valores se incluyen creencias como : “al que te pegue, tu le pegas”, usted como parte de la familia le estará fomentando al niño para que pegue y le peguen a costo de lo que pase. Hay una verdad que como padres debemos conocer y es: “los padres programan a sus hijos para el éxito o para el fracaso”, por ende debe usted reflexionar el modo como se dirige a sus hijos para evitar la presencia de una baja autoestima que también favorece la aparición de las conductas agresivas, enfocándose solo en los aspectos negativos que él tiene.

Eduque a su hijo en inteligencia emocional, usted esta cultivando una personalidad que debe enfrentarse al futuro, donde la convivencia armónica, las relaciones interpersonales y el carisma son las claves para lograr muchas oportunidades de éxito. Como padre compórtese de forma amable y educada con todos(sea un excelente modelo de conducta), bese y abrace a su hijo a diario, amelo y demuéstreselo, recuérdele cuáles son sus grandes cualidades, hágale ver cuáles son las consecuencias negativas de ese tipo de comportamiento (propicie a que razone), estimule el sentido de empatía con los demás, castigue de forma constructiva y razonable (evitando utilizar las palizas como único recurso) y sea constante en recordar cuales son las normas del hogar y las conductas que espera que como hijo se cumplan. Deje de forma clara y explícita que no se aceptaran en casa las conductas agresivas y recuerde aplicar la corrección inmediatamente si ocurre nuevamente.

Para educar la clave está en la repetición constante, así que haga de esta su mejor herramienta, si a pesar de estos consejos, persiste las conductas agresiva le irá bien asesorarse con un especialista que pueda ayudarle de forma más eficiente.

¿Como controlar las conductas negativas dentro del aula de clases? Por Lcda. Luisa Carrasquel

Transitar por los pasillos de cualquier institución educativa es un reto auditivo, cada salón con sus respectivos estudiantes se integran a la gran orquesta de sonidos que desprenden las aulas en las que las docentes se ausentan por episodios debido a cualquier necesidad, espacio que es aprovechado por todos los niños para reír, correr, discutir, y jugar en ausencia del control del maestro, situación que es común y corriente.

El problema se presenta cuando, aun estando la docente dentro del aula, el sonido es similar al descrito anteriormente, las golpizas, tareas inconclusas, juegos y discusiones alteran el eficiente ejercicio del aprendizaje, en el que el caos impide que los contenidos se entiendan y se afiancen. Es allí donde, como excusas de algunos se escucha: “esta es la peor sección del grado”, “los muchachos ya no hacen casos como antes”,” los valores se han perdido” y “la docente no tiene dominio de grupo”. Expresiones que aunque a ciertas situaciones aplican, no justifican el caos presente durante la hora de clases.

Y es que suele sonar rudo pero es una realidad, que es el docente (o profesor) el gerente del aula en su hora de clases, y aunque los estudiantes tengan la edad que tengan, recae sobre el gerente de la educación lograr la armonía, la paz y el eficiente ejercicio del aprendizaje dentro del espacio escolar.

Las conductas desordenadas en la mayoría de las oportunidades obedece a un pobre dominio emocional del docente, quien no se siente emocional y mentalmente preparado para enfrentar un grupo, aunado a una baja autoestima, donde prevalecen creencias negativas subconscientes como: “nadie me entiende”, “lo que yo digo no importa a nadie”, o “de nada vale lo que diga, nadie me toma en cuenta”. Y este es uno de los grandes secretos de los mejores maestros de la humanidad, quienes siempre en sus obras recalcan que la preparación , aunado a una convicción profunda de lo que sabemos y creemos sumado a la creatividad y la fortaleza del verbo aplaca cualquier huracán escolar. Hay numerosos estudios llevados a cabos por Universidades Norteamericanas que sustentan lo que en aprendizaje se refiere a El efecto Pigmalión, que tiene como premisa “Las expectativas de los padres con sus hijos, de los profesores con los alumnos y los mandos con sus subordinados tienden a cumplirse”. Ello debido a que, cuando se espera más de una persona se produce un clima emocional mayor con esa persona, se le ofrece más oportunidad de formación y se le mantiene mas informada, se le exige más, se le dan más oportunidades para hacer preguntas y consultas. En efecto, créalo o no, tenemos los colaboradores que esculpimos con nuestra influencia y confianza. Por ende, si tu expectativa hacia el grupo es positiva, si tu confianza personal es alta, y si tu preparación es cónsona con lo que deseas enseñar, crearas un clima emocional favorable para la atención, la concentración y el aprendizaje de tus estudiantes.

Ya basta de quejarse con los representantes de las conductas negativas, (a menos que se deban a trastornos emocionales graves) y pongamos manos a la obra en solucionar las vicisitudes de nuestro grupo. Expón las normas de conducta que esperas en el aula, y déjalo clarísimo desde el primer día, realiza una actividad con tu grupo relacionado a construir los cánones de conductas positivas aceptadas , y publícalas en un periódico mural o cartelera que deberá permanecer dentro del espacio escolar a la vista de todos, acuerda con tu mismo grupo de estudiantes cuales serán los castigos aprobados por ellos mismos si se violan las normas (claro está , cuyo castigo no violen sus derechos, ni las leyes educativas y escolares), y aplíquelas inmediatamente ocurra la conducta negativa.

Y el mejor corrector de cualquier conducta, el cual nunca falla: ¡sorprende a tu estudiante haciendo cosas buenas!, resalta los aspectos positivos de su personalidad, motiva, levántales la autoestima, premia con aplausos, abrazos, caritas felices, o regalos los avances positivos que tengan durante la semana, elógialos delante de sus padres y compañeros. Usa tu voz para levantar el espíritu de tu aula con declaraciones desde lo profundo de tu corazón como: Todos podemos lograr lo que nos proponemos, todos aquí somos los mejores, todos aquí nos portamos bien siempre. Construye un eslogan particular que pueden corear a diario cuando los ánimos decaigan y comprométete a dar lo mejor de ti como maestro y veras que no sabrás lo que es el fracaso.

Asume a los estudiantes problemáticos (aunque personalmente yo creo que ellos no existen) como retos para mejorar y plantéate objetivos concretos personales para llevarlos a la conducta que tus esperas.

Diseña tus clases de forma creativa, innova e inventa, crea nuevas formas de experimentar con los sentidos la información que ofrecerás, válete de la música, dramatizaciones, experimentos y laboratorios para lograr el aprendizaje, y abandona la rutina, las pizarras atestadas de palabras sin imágenes, la quejadera y la negatividad, y recuerda que la forma como deseas que sea tu aula depende de ti, y está dentro de ti ser (o llegar a ser) un gerente del grupo. Un verdadero maestro de maestros. Gracias por leerme. Comentarios y opiniones se aceptan por mi correo electrónico.

8 oct. 2010

Orientación Educativa:Método para organizar el aula con niños con Dificultad de Aprendizaje. por Lcda. Luisa Carrasquel R

¡Ya inicio el nuevo año escolar ¡ y con él la llegada de nuestros estudiantes a las aulas de clases . Para un docente que se encuentra en el aula con algunos estudiantes con diagnósticos neurológicos o psicológicos, puede parecer abrumador y hasta predisponente empezar su planificación. El docente debe conocer que según la Ley Orgánica de Educación (15 de Agosto del 2009), en el artículo 14, se expone de forma explícita: “la didáctica está centrada en los procesos que tiene como eje la investigación, la creatividad y la innovación, lo cual permite adecuar las estrategias, los recursos y la organización del aula, a partir de la diversidad de intereses y necesidades de los y las estudiantes”;y tal como lo expresa la Resolución 2005 del MPPE, debe integrarse a este grupo de alumnos a las aulas ordinales y realizar las respectivas adaptaciones curriculares que necesite, tanto en instituciones públicas como privadas sin excepción. Debe quedar claro para la institución oficial que no cuente con un equipo multidisciplinario , que existen a nivel publico la red de aulas integradas, CDI, UPE y una coordinación en el CMEB, que deberá ofrecerle toda la asesoría necesaria para la armoniosa integración de este grupo de estudiantes.

Si su caso es una Institución Privada, se debe establecer contacto con el especialista particular del estudiante para que ofrezca tal asesoría. Sé que muchas veces en consulta, algunos padres me han manifestado que hay instituciones de este tipo que no aceptan informes de evaluación de profesionales independientes privados y que exigen que debe ser de un ente público. Hasta ahora no existe una disposición legal que apoye tan declaración, ya que al final la potestad de quien debe atender a sus hijos, recae sobre las elecciones de los padres, no de la institución, y aunque el Estado cumple con ofrecer los servicios de atención para estos estudiantes, los mismos están orientados a beneficiar a la población de escasos recursos que estudien en colegios oficiales y comunidades circundantes.

Debe dejarse claro que solo puede estar escolarizado estudiantes que presenten un informe que sugiera la integración al centro escolar, y los padres deben garantizar que durante el año escolar este estudiante recibirá la atención que requiere para superar sus dificultades. Se debe comprometer al representante a cumplir con los tratamientos sugeridos y a las observaciones que la docente durante el año este ofreciendo en un acta dentro de la institución.

Las normas de disciplinas son esenciales exponerlas a partir del primer día, para dejar claro cuáles son las conductas aceptadas o no aceptadas dentro del aula. Estas deben estar en un área visible para todos los alumnos y expresadas en declaraciones afirmativas (ejemplo: salir en fila ordenada hacia la cantina escolar), evitando el uso de la palabra NO, y deberá repetirse varias veces, hasta que el estudiante logre asimilarlas.

La docente debe tener un buen control emocional (¡mucha inteligencia emocional!), para evitar tomarse la conducta del estudiante “a modo personal”, es necesaria que seas accesible, pero en ocasiones deberás ser firme sin extralimitarte, y evitar sobreproteger o excusar al estudiante ante ciertas conductas. Al igual que la disciplina deberá administrarse considerando el diagnostico del escolar (pues si ya usted sabe que es hiperactivo es injusto que le castigue porque se levante frecuentemente, o se le quiten puntos en evaluaciones de castellano a un disléxico).

Como consideración final, debo sugerir que en casos extremos acepte en aula máximo 2 niños con Hiperactividad y 4 estudiantes con Trastorno de Aprendizaje, mucho menos si su población estudiantil sobrepasa los 20 alumnos por aula y usted no cuenta con un asistente que le ayude. Sugiera que el grupo se reparta entre las demás secciones del grado y de forma equitativa.