"Bienvenidos al portal donde padres, estudiantes , educadores, profesionales y todo aquel interesado en el area de educacion especial y la psicopedagogia podra encontrar informacion de su interes"...Participa!!!!.




Buscador Interactivo

CONSULTAS ONLINE

CONSULTAS ONLINE

Nueva direccion

Nueva direccion

PLAN VACACIONAL SUPERAPRENDIZAJE

PLAN VACACIONAL SUPERAPRENDIZAJE
Edades de 8 a 16 años

11 ene. 2011

¿Es verdad que existen las personas brutas? Por Lcda Luisa Carrasquel R.

Desde que la humanidad tiene registros, se aprecia en la historia acciones de personas que fueron consideradas ignorantes, brutas y torpes por sus amistades, quienes abandonaban las escuelas para dedicarse a labores del campo, la guerra o el arte para subsistir, llevando consigo el estigma de quien no logro una educación formal, que le permitiera integrarse de forma “ideal” a la sociedad.

Tal es la realidad, que aun en este siglo XXI existen considerables niveles de deserción escolar a nivel mundial, por grupos de personas que no encuentran dentro de las aulas de clase la motivación necesaria para culminar su “educación formal” y que abandonan para dedicarse a la venta, el transporte, el matrimonio, u otra labor practica lejos de la escuela.

¡Debemos estar claros que un título universitario no garantiza el éxito o la felicidad en una persona, mucho menos que la persona tenga riqueza, que lo haga capaz de hacer bien su trabajo y que lo conserve, y que para educarnos, debemos ir a una institución, pues hay medios no formales de educación (libros, revistas, enciclopedias, internet, cursos, etc) que muchas veces son más fáciles de entender que una clase de universidad!

La educación está al alcance del que se quiera preparar, bien sea a través de la vida o de una institución escolar, pero la ignorancia es una decisión única y personal de cada individuo, pues recuerda que toda persona tiene la capacidad de aprender en cualquier etapa de su vida.

No existen personas brutas, la ciencia médica, la psicología y la pedagogía han identificado que existen personas con dificultades del aprendizaje que tienen su forma particular de aprender y que pueden, a medida que sean perseverante en sus deseos, alcanzar el nivel cultural y educativo que deseen, siempre y cuando se asistan de profesionales capacitados en estrategias de aprendizaje especial y se tracen metas realistas de acuerdo con su situación particular. ¡Pero se logra!

También debemos conocer que cada persona tiene su propia forma de aprender y que no siempre la forma en la cual se presenta la información es de su preferencia particular, de allí se deriva que todo profesional de la educación debe hacer ajustes en su técnica de enseñanza para adaptarla a la diversidad del grupo.

Según el modelo basado en la Programación Neurolingüísticas (también llamado VAK), se debe de considerar a la hora de presentar el aprendizaje la vía de ingreso preferente de la información (ojo, oído, cuerpo) o, si se quiere, el sistema de representación (visual, auditivo, kinestésico) predominante en la persona. Se utiliza el sistema de representación visual siempre que se recuerdan imágenes abstractas (como letras y números) y concretas. El sistema de representación auditivo es el que permite oír en la mente voces, sonidos, música. Cuando se recuerda una melodía o una conversación, o cuando se reconoce la voz de la persona por teléfono, se activa tal sistema. Por último, cuando se recuerda el sabor de una comida favorita, o lo que se siente al escuchar una canción se está utilizando el sistema de representación kinestésico. Cada uno de estos tres sistemas tiene características particulares.



Las personas visuales aprenden mejor cuando leen o ven la información de alguna manera. En una conferencia, por ejemplo, preferirán leer las fotocopias o diapositivas que seguir la explicación oral, o, en su defecto, tomarán notas para poder tener algo que leer. Las personas auditivas aprenden mejor cuando reciben las explicaciones oralmente y cuando pueden hablar y explicar esa información a otra persona. En un examen, por ejemplo, el alumno auditivo necesita escuchar su grabación mental paso a paso.

Cuando se procesa la información asociándola a las sensaciones y movimientos, al cuerpo, se está utilizando el sistema de representación kinestésico. Se utiliza este sistema de forma natural cuando se aprende un deporte, pero también para muchas otras actividades. Por ejemplo la gente que escribe bien a computadora no necesita mirar donde está cada letra, de hecho si se les pregunta dónde está una letra cualquiera puede resultarles difícil contestar, sin embargo sus dedos saben lo que tienen que hacer.

Las personas que utilizan el sistema de representación visual tienen facilidad para absorber grandes cantidades de información con rapidez. Visualizar ayuda además a establecer relaciones entre distintas ideas y conceptos. Las personas que memorizan de forma auditiva no pueden olvidarse ni una palabra, porque no saben seguir. Es como borrar un CD. Es, sin embargo, fundamental en el aprendizaje de los idiomas, y naturalmente, de la música. El aprendizaje kinestésico es profundo, cuando se aprende a montar en bicicleta, no se olvida nunca. Una vez que se aprende algo con el cuerpo, es decir, con la memoria muscular, es muy difícil que se olvide.

Por ello, antes de juzgar a una persona de bruta o ignorante recuerde que primero debe tomar en cuenta si tal persona tiene alguna dificultad de aprendizaje o si de verdad la información como se le está presentando corresponde a su estilo de aprendizaje y su sistema representacional preferente. La verdad es que la ignorancia es una dedición personal y el aprendizaje esta a la mano del que la desea.

4 ene. 2011

¿Cómo fomentar el éxito como habito en nuestros hijos?Por Lcda, Luisa Carrasquel.

Inicia un nuevo año para todos. Es tradición que los últimos minutos del año anterior lo dediquemos a realizar algún ritual o practica particular para atraer las cosas que deseamos en este nuevo año por lo que ponemos mucho empeño y esfuerzo mental en recordarlo. El tener presente cuales serán nuestras metas, y poderlas visualizar de forma clara y especifica es una excelente herramienta para programar las experiencias que queremos tener. Enseñar a nuestros pequeños a identificar que desean vivir y que meta quieren proponerse a alcanzar es un hábito exitoso que podemos fomentar desde la práctica habitual en la familia.

Toda conducta se aprende, todo hábito se enseña y se fomenta desde el entorno más significativo de la vida de la persona, al igual que cualquier persona desde cualquier edad está en la capacidad de adquirir determinados aprendizajes y aunque parezca difícil de creer, el ser exitoso también puede aprenderse.

La garantía de que los propósitos que se programan en la noche de fin de año se logren, no dependen de “la suerte” como algunos creen, sino principalmente del nivel de compromiso que estamos dispuestos a asumir para lograr esa meta, y cuanto podemos recordar o mantener presente ese acuerdo personal en nuestra memoria para alcanzarlo, luego de trazar un plan que nos permita materializarlo.

Podemos iniciar a nuestros hijos en la práctica de programar sus deseos de año nuevo, como habito que fomenta el éxito de una manera sencilla, tal cual como lo hacemos nosotros mismos. Es importante fomentar ejercicios de reflexión con lápiz y papel a mano, para que ellos logren internalizar que cosas tienen en su vida por lo cual se deban sentir agradecidos y las apunten en el papel, cuáles son sus éxitos más importantes obtenidos el año anterior y concientizar que estrategia utilizaron para lograrlo de tal forma que identifiquen esa actitud ganadora que tiene dentro de sí, para emplearlo en situaciones similares. También es importante que apunten que aspectos positivos de su personalidad les agrada y les facilito el logro de esas metas, y que aspectos negativos de su personalidad interfirieron en las mismas, de tal forma que los chicos la tengan presentes para que logren desarrollar ese aspecto negativo y logren transformarlo a su favor.

Es necesario fomentar de forma consciente que el éxito no se logra porque una persona “sea la más bonita”, “la mas preferida”, “tenga más dinero”, “mucha suerte”, o “nació muy inteligente”, que son las principales creencias por las cuales se generan resentimientos entre los hijos y se desarrollan esos sentimientos de inferioridad, que impidan expresar el don innato que posee cada persona. Si desde la infancia enseñamos a nuestros hijos que la mejor forma de lograr aquello que desean consiste en organizar mentalmente que pasos o tareas se deben hacer para alcanzar sus sueños, y que luego asuman el compromiso consigo mismos de que persistirán hasta lograrlo, y que cuando duden de sí mismos recuerden que toda persona tiene la facultad de aprender, y que equivocándose siempre se gana también, tendríamos unos adultos con más confianza personal, que a su vez se traduciría en mejores relaciones con las otras personas, un alto nivel de eficiencia laboral, personal y familiar y seria innecesario los chismes, las peleas, la envidia , el fracaso , la frustración y la depresión, porque cada persona confiaría en su valía personal y su capacidad innata y no en lo que otros digan de ella.

Si fomentamos la practica todos los años en nuestros hijos de anotar las razones por las cuales se sienten agradecidos y que éxitos (por muy pequeño que sean) lograron en ese año, favoreceríamos el desarrollo de la inteligencia emocional, fomentaríamos la empatía que tanto hace falta y despojaríamos a nuestros hijos del manojo de egoísmos con los que muchos crecen, creyendo que se lo merecen todo y que lejos de agradecer porque poseen lo que tienen, asumen que es una obligación de los mayores complacerlos , perdiendo así la oportunidad de crecer y madurar emocionalmente y evitaría atraer muchos problemas en la vida adulta.

Fomentar el hábito de la reflexión, el agradecimiento, la programación de las metas, y recordar los logros alcanzados creara en nuestros hijos el verdadero éxito, que hace de la vida una experiencia maravillosa. El coaching personal te ayudara a desarrollar esa mentalidad de éxito que requiere, por eso no dudes en apoyarte de los servicios de un Coach Personal que beneficiara mucho tanto a ti como a tu familia.