"Bienvenidos al portal donde padres, estudiantes , educadores, profesionales y todo aquel interesado en el area de educacion especial y la psicopedagogia podra encontrar informacion de su interes"...Participa!!!!.




Buscador Interactivo

CONSULTAS ONLINE

CONSULTAS ONLINE

Nueva direccion

Nueva direccion

PLAN VACACIONAL SUPERAPRENDIZAJE

PLAN VACACIONAL SUPERAPRENDIZAJE
Edades de 8 a 16 años

30 ago. 2011

¿Por qué mi hijo no me hace caso?

¡Cuántas madres soñamos con tener unos hijos educados, obedientes, amables, que sean ordenados, y que nos apoyen en las labores cotidianas! ¡Cuántos padres soñamos con unos hijos responsables, productivos, respetuosos, independientes y que nos llenen de orgullo con sus talentos y éxitos!

De los sueños a la realidad hay un camino, que como seres humanos tenemos la capacidad de transformar, para que la actitud de tu hijo no sea cosa de sueños imposibles, es necesario que siempre mantengas una buena comunicación con él para que puedas influenciar de forma positiva el desarrollo de la personalidad.

Que los niños nazcan y crezcan en una familia tiene una enorme importancia en su desarrollo y los padres tienen la responsabilidad de asumir nuevas funciones para asegurar que su hijo se desarrolle de forma plena en el seno de su familia.

La familia es el marco principal donde el niño va a ir creando la imagen de sí mismo, su autoconcepto, y donde va estableciendo la valoración positiva o negativa de sí mismo, es decir, su autoestima. El lograr un marco donde el niño pueda generar una imagen personal de sí mismo y una autoestima positiva es un aspecto fundamental de la tarea que tienen que asumir los padres para poder ser una figura positiva de autoridad. Relacionado con el desarrollo del autoconcepto está el desarrollo de la personalidad. La familia es el primer escenario en el que el niño va relacionarse con otros miembros de su especie y por lo tanto, donde va a desarrollar un estilo de comportamiento determinado, por lo que hacer una revisión de los comportamientos negativos que tienen nuestros hijos amerita también una honesta evaluación de los modelos de conducta de los mayores. La familia va a ser el primer elemento de transmisión de los valores de nuestra cultura, los valores y los principios éticos de los padres van a ser la base de la socialización del niño en una cultura determinada con unas determinadas costumbres. La responsabilidad, el respeto a los demás, la constancia y la perseverancia, el hábito de ser ordenados y colaborar con las labores hogareñas se aprende dentro de la familia. El mejor modo de enseñarlo es a través del ejemplo, y la comunicación.

Para el desarrollo emocional, la familia supone para el hijo, el apoyo seguro donde experimentar e ir aprendiendo a ser persona. El apego y los vínculos emocionales padres e hijos son el elemento clave que asegure el bienestar psicológico y emocional del niño. Teniendo una base segura, el niño puede afrontar las situaciones nuevas que la vida le va a ir ofreciendo, construyendo su autoconcepto, sus propios principios éticos y su personalidad.

Transformarnos en un modelo de autoridad positivo, que infunda respeto y obediencia requiere que como padres, tengamos claro que nuestra actitud, lenguaje, modo de relacionarnos con los demás y valores son esenciales para lograr en nuestros hijos el deseo de obedecernos. Atrás quedo el modelo del padre opresivo y dominante, que con correa en mano formaba adultos prósperos para la sociedad. Actualmente quien usa ese elemento en los hijos, solo lograra obediencia mientras los mismos sean pequeños, y solo por unos cortos momentos, pues maltrato físico no enseña, no en vano las nuevas generaciones son capaces de enfrentar y desautorizar a los padres frente a quien sea , cuando los mismos intentan con medios opresivos corregirlos. De allí, que con frustración los mismos se pregunten cómo pueden corregirlos.

El respeto por opresión no es una buena técnica, los chicos necesitan “respeto por admiración”. La gran mayoría de adolescentes que he entrevistado , concuerdan en que necesitan sentir admiración por sus padres para poder respetarlos y escuchar sus consejos, muchos de ellos no ven a sus padres como modelos a seguir , y cuestionan su autoridad basados en su desempeño en la vida cotidiana.

Un padre con vicios (alcohólico, drogodependiente, mujeriego), agresivo, con lenguaje grosero, que no cumple con las necesidades de los miembros de la familia, que no se lleve bien con la madre y que no comparta tiempo con los hijos (esparcimiento), jamás será una autoridad positiva que inspire respeto. Una madre maltratadora, negativa, quejumbrosa, grosera, conflictiva, sobreprotectora, con vicios, sermoneona, que tampoco se dedique a escuchar lo que sientes sus hijos (opiniones personales sin juzgar), tampoco por modelo influenciara el respeto por admiración. Así que hay que hacer todo lo contrario para estimular en los hijos la comunicación y la obediencia.

Corregirnos primero como padres es una sabia tarea, para luego influenciar positivamente a los hijos. También ayuda el expresar de forma clara y calmada cuales son las conductas que se esperan en el hogar que cumplan cada miembro de la familia. Asignarles desde pequeño labores sencillas que puedan cumplir, recalcar lo orgullosos que nos sentimos por sus éxitos y enfocarnos en las actitudes positivas de nuestros hijos, facilitara que ellos estén más dispuestos a escucharnos y obedecernos. La familia la construyen ambos padres, por lo que debe evitarse dejar esta responsabilidad solo a uno, y jamás debe desautorizarse ante los hijos las correcciones de alguno.

El dialogo, ser un modelo positivo, tener normas claras en el hogar, involucrarnos en la construcción de las normas familiares y ser consecuentes con las correcciones, facilitara que tu hijo pueda tener los valores y actitudes que deseas. Pero recuerda que el trabajo de educarlos es una carrera de tiempo y perseverancia, no de velocidad.



Mi hijo no aprende a leer .¿Puede ser esto un principio de dislexia?

A pesar de que el proceso de aprendizaje de la lectura y la escritura en la escuela formal venezolana se espera que inicie durante el 1er grado, la importancia de la educación inicial es elemental para preparar al niño o niña de seis años para lograr las destrezas previas al aprendizaje de esta. Aunque según investigaciones en psicología evolutiva, desde los 4 hasta los 8 años, es el periodo donde este proceso puede enseñarse y consolidarse, hay que estar atentos si durante ese tiempo (los primeros tres años escolares), aparecen signos de una posible dislexia.

En la población estudiantil venezolana se promedia entre un 10 a 15% de personas con dislexia, presentes en una proporción de 5 varones por cada hembra que la presenta, constituyéndose un problema de aprendizaje muy común.

La dislexia del desarrollo puede definirse como una discapacidad específica y persistente para adquirir de forma eficaz las habilidades lectoras que le permitan al niño/a alcanza con normalidad aquellos aprendizajes mediatizados por el soporte escrito. Esta discapacidad se mantiene a lo largo de toda la vida escolar, en mayor o menor grado, y se encuentra relacionado con una alteración del neurodesarrollo y un coeficiente intelectual normal.

Una de las acciones, que como padres preocupados pueden identificar seria conocer si en la familia hay personas con dislexia (papá, hermanos, tíos), abandono de la escuela, o dificultades en la comprensión lectora. De los 3 a los 5 años, el niño disléxico puede tener un desarrollo lento del habla y dificultades de pronunciación, aunque no siempre tiene que haber dificultades relacionadas con el lenguaje oral, pueden aparecer problemas para aprender rutinas y memorizar números, letras, los días de la semana, canciones o los colores; dificultades con la manipulación de sus prendas de vestir (abotonar o subir cierres), etc.

Entre los 6 y los 8 años, la mayor complicación que presentan es en la asociación letra-sonido. Otras dificultades que aparecen más raramente en la literatura son dificultades en operaciones de lógica espacial (confunde derecha e izquierda) y en la memoria secuencial, copia de letras invertidas (b por d, p por q, etc), y dictados donde se observan uniones de palabras (por ejemplo: elarbol, al guien) En algunos casos, comienzan a evidenciarse déficits en otras áreas académicas, como por ejemplo las matemáticas. En la mayoría de los casos esta discalculia se debe a dificultades de comprensión en los enunciados de los problemas por no darse la comprensión lectora.

El aprendizaje de la lectura y la escritura es tan elemental para el desarrollo de la vida diaria, que ante una dificultad de esta índole es necesario solicitar atención psicopedagógica para que este proceso se consolide de forma óptima, ante la presencia de un hijo que le cueste la lectura y la escritura, pues tal discapacidad no se soluciona si no recibe la atención especializada y puede representar un obstáculo en la vida escolar de la persona que la posee. Existes muchas técnicas para enseñar el aprendizaje de la lectura, que sería conveniente solicitar el apoyo de un psicopedagogo para lograr superarlas.

Aunque es posible que a su hijo/a no le guste leer porque le cuesta, la lectura es importante tanto para los niños pequeños como para los más grandes porque les ayuda a desarrollar la creatividad y la capacidad de escuchar y comprender cosas. Usted puede continuar leyéndole a su hijo/a, incluso cuando sea más grande. También puede animarlo/a a leer algo divertido, como una revista. Además, es importante que lo/a apoye y lo/a anime en otras áreas y actividades que le gustan y en las que se destaca. Así contribuirá a que tenga mayor seguridad de sí mismo/a y fomentará su participación en actividades no académicas que pueden llevarlo/a a elegir una carrera o un interés para toda la vida. Si bien el trabajo académico puede seguir resultándoles un desafío, los niños inteligentes que padecen dislexia generalmente van a la universidad.



Orientación Vocacional = Éxito en la vida laboral.¿Qué carrera debo escoger?

Hace unas semanas se podía encontrar en una gran cantidad de vehículos de la ciudad, escritos en betún blanco en el cristal trasero, los divertidos mensajes: ¡Mi hijo ya es un ingeniero! ,¡Ya soy licenciada!, ¡Al fin se graduó mi hijo!. Infiero que tales mensajes fueron escritos de padres orgullosos de que sus hijos recibían el título universitario que tanto sacrificio le costó al chico/a ganarse. Noches sin dormir tecleando en la computadora, repasando contenidos, pagando profesores extras para que asesoraran alguna materia practica difícil, hambre (cuando nos vamos a estudiar fuera de casa), nervios y sueños, sentimientos que nos dominan mientras cursamos esa “vida del universitario”.

Otros, más distantes del dichosos final, observan con cierto recelo y frustración dichos mensajes, pues a veces le recuerdan una dura verdad “dejaron a mitad su carrera”, “estudiaron para complacer a otros y ahora viven la vida “a medio sentir”, o sencillamente se quedaron con bachillerato “pero cargan la culpa inconsciente del venezolano que cree que para ser alguien en la vida debe ser doctor, ingeniero o licenciado”, y por ende de alguna o otra forma sabotean su concepto de sí mismo, llenándose de sentimientos de inferioridad. ¡Grave error!. Sí, es importante estudiar y estar preparado, tener un buen nivel cultural, al igual que tratar con educación a las personas, pero lo principal es hacer nuestra labor con vocación. De allí se deriva el éxito en la vida.

A la hora de seleccionar una carrera debemos tener claro que dicha selección debe hacerse con conocimiento profundo de quienes somos, cuáles son nuestras aptitudes personales, que hábitos forman parte de nuestro repertorio personal, que recursos económicos disponemos y si nos visualizamos 25 años o más haciendo esta labor.

No es aconsejable que sea el padre o la madre quien escoja la carrera del hijo, mucho menos que se basen en el ego o la posición social, en el negocio familiar, o en el estigma social que obtendrá por ser un doctor, ingeniero, abogado, etc. Este es el principal error que caen muchos adolescentes inseguros, quienes por complacer al ego de la familia se abalanza en una carrera en la que no se puede identificar y por la cual no presenta un perfil aptitudinal(pues si no te gustan las matemática, física o química no puedes ser ingeniero) para alcanzarla, anidando frustración y deserción universitaria. El/la joven deben escoger su carrera, pues es su vida, su vocación y su destino, es el chico quien tendrá que enfrentarse a los desafíos profesionales y solo es él quien debe tener las actitudes (disciplina, constancia, perseverancia, amor, entrega) para sobrellevar los fracasos y los contratiempo de la realidad del ambiente laboral. Como padres debemos evitar menospreciar la orientación vocacional de nuestros hijos solo porque consideremos que la carrera u oficio que escoja no corresponde con sus intereses parentales. Este mundo necesita de toda las profesiones y oficios para poder existir, y la garantía del éxito laboral no depende de la carrera que se escoja, sino de la personalidad, la constancia, las relaciones sociales, la calidad a la hora de hacer nuestro oficio, pero lo más importante el amor (en otras palabras “esas ganas de echar para adelante los sueños y deseos”) con que se hacen las cosas.

Si ser doctor, ingeniero, abogado o licenciado fuera garantía de ello, entonces no hubiera estos profesionales sin trabajo, sin esperanzas y a veces sin felicidad. ¿Qué desea usted como padre o madre para la vida de su hijo? ¿Qué sea tremendo titulado universitario sin felicidad, frustrado y fracasado? O ¿Qué su hijo sea feliz haciendo lo que su talento innato le inspira? El dinero fluye a las manos del que labora con amor y paciencia.

Si, ellos necesitan que nosotros como adultos o padres los orientemos, le enseñemos valores , lo impulsemos, y le ayudemos a financiar sus estudios mientras ellos abren las alas y logran la independencia por si solos, pero eso no es derecho para obligarlos a hacer lo que nosotros deseemos, o a que cumplan nuestro ego o sueño frustrado.

Conozco muchísimos casos de hijos obligados a estudiar carreras que satisfacen solo intereses de los padres, quienes al cumplir la mayoría de edad desertaron, cumplen su profesión con amargura saboteando a otros en el ambiente laboral, o viven con depresión, teniendo una visión negativa de la vida. O que simplemente se graduaron, le dieron el título a su mamá y luego se casaron y nunca ejercieron tal profesión (un gasto innecesario).

Así que joven ¡recobra valor!, el éxito llega a ti cuando amas lo que haces, haces lo que tus sueños y deseos profundos te dicten y tienes el valor de levantarte frente a tu familia a exigir el respeto que te mereces por escoger lo que tú quieres!!! Ni matrimonio obligado ni carrera que escojan los padres hace la vida feliz, mucho menos prospera!!!. Además uno no es “alguien” porque sea doctor, ingeniero o licenciado, uno ya “es”, por la personalidad, los sueños, las metas y el compromiso que asumas para finalizar todo aquello que empiezas, con calidad, disciplina y ética profesional. Este mundo necesita de ti para que crees tú campo laboral y surjas.

¿Cómo identificar a un niño o niña Superdotado?

¡Los niños de esta era son fascinantes!, nacen con los ojos abiertos, miran con profundidad, aprenden a hablar y a caminar precozmente, y sorprenden a sus padres con argumentos convincentes de porque deben o no hacer lo que se les mandan. Pero más allá de la perspicacia e intrepidez de los bebes de la “generación I” (como de les denomina a las personas nacidas desde el 2000 hasta ahora, por la era de la Información), existen entre nosotros esos cerebritos talentosos que destacan por su creatividad, inteligencia y madurez. Según el Instituto Nacional de Estadística Venezolano (INE) el porcentaje de niños superdotados está entre 1 y 2 % (una cifra aproximada en el territorio nacional entre 2.657.742 de estos seres especiales) , quienes habitan entre la familia Venezolana. Alrededor del mundo los porcentajes se debaten entre 5 y 8 % de la población nacida desde el 2000 en adelante.

En los Estados Unidos el sistema educativo lleva décadas trabajando alrededor del concepto de educación de superdotados, por lo que cuentan con una definición legal del término. El término "Dotados y talentosos" cuando se usa en referencia a estudiantes, niños o jóvenes, se refiere a estudiantes, niños o jóvenes que muestran evidencias de alto rendimiento en áreas como las capacidades intelectuales, artísticas o de liderazgo, o en campos académicos específicos, y que requieren de servicios o actividades no provistas habitualmente por el colegio, con el fin de desarrollar al máximo dichas capacidades. La inteligencia de los superdotados es algo con lo que nacen, pero necesitan un ambiente adecuado para desarrollarse.

¿Cómo puedo saber si tengo en la familia a un ser superdotado?

Bueno, la gran mayoría de estos niños o niñas responden al siguiente perfil general:

Poseen un conocimiento más amplio y profundo que el resto de sus compañeros, siendo capaces de adquirir los conocimientos de una forma más rápida y eficaz. Esto les permite dominar nuevas estrategias con una velocidad inusual. Suelen ser lectores precoces y poseen una gran memoria. También son capaces de generalizar los conceptos aprendidos a otros campos y de mostrar un amplio nivel de planificación. Al igual que demuestran una gran habilidad para seleccionar la información que le será útil, para definir un problema y de localizar o diseñar las estrategias necesarias para resolverlo. Siendo a su vez capaces de determinar criterios con los que evaluar sus propios rendimientos.

Muestran una gran curiosidad ante tareas que les supongan un reto. Por el contrario, se aburren y muestran desinterés ante tareas simples, repetitivas o con poca dificultad. Ellos persisten en la tarea hasta que son capaces de llegar al final. Generalmente comienzan a hablar antes de lo habitual, utilizando un vocabulario complejo y oraciones bien construidas. Además, dado que su comprensión del lenguaje es muy elevada, son capaces de entender desde pequeños conversaciones de adultos, lo que les permite, a su vez, ampliar sus propios conocimientos. Otros signos de un lenguaje avanzado son el uso de metáforas y analogías, la elaboración de historias o canciones espontáneamente, la modificación de su propio lenguaje a la hora de utilizarlo con niños más pequeños, etc. También se relaciona con el lenguaje su capacidad para captar la ironía y el sentido del humor, aunque en ocasiones su propio humor no es comprendido por los demás.

Desde muy pequeños poseen una gran imaginación y fantasía. Sus pensamientos e ideas son flexibles y son capaces de aportar nuevas soluciones a los problemas. Generalmente son más sensibles a las necesidades y sentimientos de otras personas. Pueden identificar cuál es la situación emocional de las personas, y deducir cuál puede ser la causa de sus conductas. Suelen aprender antes de lo habitual a jugar con juegos que poseen reglas e incluso pueden incorporar espontáneamente, dentro del juego, algún aspecto académico o literario.

Casi siempre muestran capacidad de liderazgo, que suele presentarse en ciertos aspectos como la aceptación de responsabilidades, la preferencia por dirigir el grupo, la capacidad de comunicación, adaptabilidad, flexibilidad, la capacidad de dirección del grupo, etc. Suelen poseer un amplio sentido moral y de la justicia, al tiempo que desarrollan antes el autoconcepto, lo cual acelera el reconocimiento de que son “distintos” de los demás. Expresan su alta persistencia en la tarea les hace ser perfeccionistas, fijándose metas muy altas en su propio rendimiento, incluso más altas de las propuestas por los padres o los profesores.

Los niños de altas capacidades intelectuales pueden desarrollarse de forma asíncrona: el desarrollo de sus mentes suele estar más avanzado que su crecimiento físico, y las funciones específicas cognitivas y emocionales suelen desarrollarse de forma distinta o a niveles distintos en momentos de desarrollo diferentes.

Un ejemplo citado frecuentemente sobre la asincronía en el desarrollo infantil es el de Albert Einstein, que no empezó a hablar hasta los cuatro años, aunque su fluidez y logros posteriores choquen con ese retraso inicial.

A algunas personas superdotadas se les atribuyen erróneamente problemas de atención. Como aprenden rápido, pronto se aburren y se distraen con otras cosas que captan su interés, lo que les hace parecer estar "en las nubes". Este comportamiento a veces lleva a los niños superdotados a ser confundidos con niños hiperactivos. Los niños superdotados pueden a menudo presentar comportamientos que pueden ser considerados molestos por algunas personas, como hacer preguntas desde la mañana a la noche (es típica la edad temprana a la que estos niños empiezan a usar la pregunta "¿por qué?"), cuestionan las reglas que se les pretenden imponer "porque sí" y no aceptan comportamientos que ellos consideran injustos (hacia ellos y hacia otros).

Algunos niños superdotados no tienen mejores notas académicas que la media, un pequeño porcentaje de ellos fracasa escolarmente porque aprenden y comprenden de una manera diferente, por lo que es necesario que se identifiquen estos niños y reciban la atención psicopedagógica necesaria durante su vida escolar.

La realidad, por lo general, que viven a diario estos alumnos en sus escuelas es que no reciben el estímulo intelectual que necesitan, debido a que los profesores, por falta de formación y recursos, se orientan a atender a la mayoría, resintiéndose los extremos: los alumnos con problemas de aprendizaje y aquellos que adquieren los conocimientos a mayor velocidad. Como consecuencia, el desarrollo intelectual y afectivo de los más capaces puede sufrir seriamente y convertirse en un problema algo que inicialmente no lo era. Por ello es necesario que se conozca y se apoyen estos genios, quienes siempre aportan a la humanidad de evolución en las distintas áreas donde se desempeñan.

1 ago. 2011

¿Cuánto tiempo hay que dedicarles a los hijos?

¡Llego las vacaciones escolares! Y con ello el tiempo libre para que los chicos de la casa dispongan para escoger todo lo que quieren hacer. Ir a visitar a la familia, viajar a un sitio en especial, asistir a un plan vacacional, hacer un curso exprés de inglés, baile o modelaje, o enviarlos a tarea dirigida para que ejerciten los contenidos que no lograron consolidar durante el año escolar.

Acompañarlos a escoger lo que desean hacer durante estos días libres, seleccionando actividades de calidad, que contengan un ambiente higiénico y saludable, seguro y con un personal capacitado para atender las necesidades de los chicos, son acciones que debemos prestar atención a la hora de seleccionar el esparcimiento de vacaciones.

El buen uso del tiempo libre es esencial en la vida de toda persona, y enseñar a los niños a programar sus actividades diarias y semanales, facilita que aprendan a ser adultos organizados y orientados al logro de metas a corto, largo y mediano plazo. Si aprovechamos estos días que los chicos están en casa para llevarlos a cualquier tipo de actividades, en primer lugar debemos dejar elegir al niño (claro está de acuerdo al presupuesto familiar), que actividades de recreación desea hacer, así estará más motivado a iniciar y culminar con el plan de vacaciones. Debemos evitar “deshacernos” del chico/a arrojándolo en cualquier actividad, solo con la función de desaparecerlo de casa, para que no moleste.

Si usted como madre tiene algunas tardes libres, aproveche ese momento para compartir con su hijo, a los niños hay que dedicarles tiempo, estos días libres son valiosos para aprovecharlos para ejercitar una mejor comunicación, para enseñarles a hacer labores del hogar (limpiar su cuarto, ordenar su ropa, ayudar a sembrar las plantas, limpiar los alrededores de la casa, colocar cuadros , aprender una receta , y sorprender a la familia elaborando una cena familiar) en compañía de los padres, para hacer visitas a los familiares más ancianos, que necesiten de atención y cariño, utilicemos el tiempo para que nos acompañen a elaborar las listas de los productos que necesita el hogar y llevémoslo a hacer el mercado, así que comparen y conozcan los precios, esto le ayudara a ejercitar las matemáticas en la vida cotidiana.

Destinar una hora de estos días libres a leer en familia, es valiosísimo, este espacio de lectura familiar te permitirá a través de las lecciones escogidas, conocer cómo piensa tu hijo, estimulas sus seguridad personal, la capacidad de comprensión lectora, de imaginación, resolución de problemas y memoria.

También pueden los padres, el fin de semana organizar con los hijos, primitos o amigos del vecindario, un juego de futbol o de beisbol, donde los padres participen de jugadores o árbitros, solo necesitas pelota en mano, bate y muchas ganas de divertirte con tus hijos, incluyan a la mamá para que los complazca con un juguito de mango o papelón con limón bien friecito. En estos momentos, evita el uso del alcohol, esta es una gran oportunidad para que ejercites el buen modelo de papá que tus hijos merecen, hagan juntos ejercicios y aprendan los valores de cooperación y compañerismo. Que el premio este bañado de abrazos, halagos y besos, para que el juego familiar sea estimulante.

Podemos escoger noches de juego de mesa (ludo, scrabbel, bingo, reto al conocimiento, jenga, etc.), noches de películas especiales, noches de juego de stop, competencias de crucigrama, adivina el personaje, o de teatro, donde los chicos pueden escoger con disfraces elaborados con material de casa para personificar un cuento. Acompañemos estas actividades con una cena en familia donde se evite la queja, el reproche y los temas conflictivos del diario vivir, y juntos construyan un ambiente de armonía, para el debido desarrollo emocional de los hijos.

Tu hijo no necesita que le pagues el plan vacacional más caro, ir a margarita, o lo lleves a Disney Word para que disfrute estas vacaciones, tampoco es prudente dejarlos todo el día frente a la tele y el internet, para que “cansen al tiempo”. Organízate durante este mes para compartir junto a él, tiempo valioso que debes utilizar para conocerlo y orientarlo en los temas donde necesite de tu punto de vista.

Papá debe integrarse a convivir con los hijos, es lastimosos ver que los fines de semana, muchos padres desaparecen de la casa, para “compartir con los amigos”, dedicándose a la bebida y el vicio, llegando a altas horas de la noche, y con un estado físico que compromete el modelo de persona que un hijo necesita. Con ese tipo de actitudes, dificultas que tus hijos te respeten y valoren. Por ende, analízate, y esfuérzate en estas vacaciones para reducir las “salidas con los amigos”, y dedícales a tu esposa y tus hijos el tiempo que necesitan para compartir, reírse, jugar, aprender y relajarse. Rescata ese modelo personal y el respeto de tus hijos.

Es positivo también, que en este tiempo , los chicos no se aparten del todo de los contenidos escolares, seleccionar una o dos horas del día a practicar las matemáticas , lectura y escritura , contribuirá a que inicie el próximo año escolar con los conocimientos frescos. El cerebro también necesita de gimnasia para estar sano.

Enriquecer las rutinas diarias, durante estas vacaciones, con mucha creatividad, donde con tu ejemplo, palabra y tiempo de calidad influyan positivamente en la relación que mantienes con tu hijo, debe ser el objetivo de todo padre y madre interesados en el desarrollo y bienestar de la familia.

El dinero invertido, ni la compañía de ninguna otra persona, jamás compensara o suplantara los momentos de felicidad al lado de los padres, recuerdos más atesorados por cualquier niño, por ello, desecha esa creencia y disfruta con tus chicos estas felices vacaciones.

¿Cómo traer a la vida hijos mas inteligentes ?

¡La noticia de un embarazo activa un sinfín de sensaciones en la vida de la madre!, si esta cuenta con el apoyo y el cariño de el padre del bebé en gestación, ambos pueden apoyarse a lo largo de los nueve meses en la estimulación que el nuevo ser humano necesita para alcanzar un desarrollo optimo y saludable, imprescindibles para la vida. De allí es interesante tener presente “más vale prevenir…”

La inteligencia, entendida como la capacidad para resolver problemas, y crear o mejorar productos o experiencias a partir de las actuales (según el Dr. H Gardner), es una capacidad que puede estimularse en incrementarse en las personas desde antes del momento del nacimiento, por ende, a pesar de que nuestra herencia genética pueda predisponernos a no ser tan habilidosos, solo ella tiene el 34% de responsabilidad en el desempeño que podamos tener en la vida. El restante 33 % lo dispone el ambiente donde se desarrolla el ser humano y el otro 33% la alimentación y los hábitos personales. Por lo que la creencia de que los seres humanos nacen y mueren brutos está cuestionada.

Si nuestro interés es dar a luz hijos emocionalmente sanos y con una buena capacidad de aprendizaje, debemos evitar todo consumo de bebidas alcohólicas (así sea en pequeñas dosis), fumar o estar rodeado de fumadores (fumador pasivo), desde el 1er momento es negativo para el desarrollo cognitivo. La creencia de que la cerveza “es alimento o cebada para los bebés” es totalmente falsa, si bebes durante el embarazo , expones al bebé a los elementos tóxicos de la bebida alcohólica pudiendo el mismo sufrir de síndrome alcohólico fetal , puede nacer con cabeza pequeña , defectos del corazón, tener fallas en el crecimiento , y que tu hijo presente problemas de aprendizaje e irritabilidad o hiperactividad, al igual que fumar , impide que el bebé reciba la oxigenación correcta , predisponiéndolo a problemas de salud , de memoria y de aprendizaje. Lo mismo sucede con consumir cocaína, heroína o cualquier droga que no sea sugerida por el médico personal.

Hasta ahora, mi experiencia como psicopedagoga me ha confirmado que un significativo porcentaje de niños y adolescentes que presentan dificultades en el aprendizaje, su madre consumió bebidas alcohólicas o fumó durante el embarazo, por lo que sería prudente evitar dicho hábitos mientras se espera la llegada del bebé, y evitar asistir a ambiente como discotecas y bares, donde el humo del cigarrillo es consumido pasivamente por los asistentes. ¡Después no te quejes de que llora demasiado, es intranquilo y no se aprende nada del colegio si aun sabiendo esto, continuas en hábitos que perjudican a tu hijo!

Lo mismo sucede con las emociones que sienten las madres durante el embarazo, el ser humano necesita de amor, tranquilidad, calma y felicidad para desarrollarse sano y fuerte. El estrés, la depresión, la ira, la ansiedad y el temor inciden en el desarrollo cognitivo y socioemocional del bebé. Si durante el embarazo presentas con mucha frecuencia e intensidad tales emociones, predispones al desarrollo saludable, por lo que busca alternativas a las mismas, si te toca trabajar bajo tensión , y estar embarazada, acostúmbrate a hacer ejercicios de respiración guiada , que no requieren de lugar o postura especifico para hacerla, en casa al despertarte haz un breve entrenamiento de meditación (la zen es muy relajante), llévate en el celular , mp3 o ipod música clásica relajante(instrumental) , que puedes alternar a lo largo del día (5 minutos cada dos horas), te puede servir mucho para desconectarte del estrés laboral. Un masajito en la noche, te ayudara mucho. Si estas pasando por depresión o tienes problemas con la ira, frustración, miedo, ansiedad solicita ayuda de un buen terapeuta que te ayude a canalizar esas emociones negativas, alterna con actividades que te hagan feliz, como ver películas cómicas, escuchar cintas graciosas (como la de Emilio Lovera), salir a dar caminatas a la plaza o zona verde, estar en jardines, cultivar plantas, hacer manualidades, escribir o cualquier otra cosa que te conecte con el placer y la tranquilidad ayudara a que a ti y tu bebé puedan estar en el estado idóneo de desarrollo. Queda de parte de la madre usar su inteligencia para evitar engancharse en discusiones, conflictos, rencores o vicisitudes que solo pone en riesgo al ser humano que lleva en el vientre.

La estimulación prenatal es esencial, asesorarse con el ginecólogo o pediatra de la familia, también puede un psicólogo o psicopedagogo, ver videos, leer libros, buscar páginas en el internet, te pueden ayudar a conocer que ejercicios hacerle a tu bebé, mientras residen en tu vientre.

Es tu responsabilidad velar por el buen desarrollo de esa personita que está por venir , previniendo cualquier cosa que pueda alterar su futuro desarrollo físico, intelectual y emocional, por lo que la prevención de ello está en un adecuada alimentación, asistir a los controles ginecológicos mensuales, tomar los suplementos y vitaminas dadas por el doctor, controlar las emociones negativas, evitar el consumo de alcohol, drogas y fumar y aplicar un buen programa de estimulación prenatal, todo esto impregnado de amor, hará de tu hijo un ser mas inteligente.

¡Haz lo que yo digo , no lo que yo hago¡La influencia de los padres en el aprendizaje de los valores personales

“Manuel no quiere hacer dictados, no le gusta hacer caso, no quiere aprender a leer bien, se la pasa gritándome a cada rato, no obedece, hasta para bañarse hay que mandarlo, y le cuento… expresa la madre con desesperación… salió mal otra vez en el colegio, siempre es así, ya me tiene harta”… poco a poco, describe con lujo de detalles todos los desmanes que Manuelito le hace pasar en casa y en la escuela. Observando la dinámica de la relación entre madre e hijo, dentro de la oficina, se ve inmediatamente que el chico está disgustado, cuando interrumpe a la madre para hablar , esta automáticamente y hasta sin darse cuenta le grita: “Cállate, quédate quieto”, y continua con su listado detallado de quejas , repasando defecto a defecto las acciones de su hijo. Una vez descargada, miro a la madre y le pregunto ¿y qué cualidades tiene Manuelito?, perpleja la madre da un vistazo mental y no logra encontrar alguno, ¿Cuántas veces al día conversa con él sin que no sea para llamarle la atención por algo negativo que hizo? Sus ojos parecen aumentar de tamaño y su voz finalmente se queda muda. Continúo preguntando ¿Cuántas veces lo abrazas al día? ¿Cuántas veces le dices que lo amas y que esperas lo mejor de él? ¿Qué actividades realizan juntos para conocerse y compartir? ¿Cuándo fue la última vez que le revisaste los cuadernos y le felicitaste por un buen desempeño? ¿Cuándo le aplaudiste una buena nota en el examen? ¿Cuándo le enseñaste una formas más asertiva de comunicación para que aprendiera a como se debe tratar a los mayores, a las mujeres, a la maestra, a las niñas, a sus amigos? ¿Cuántas veces aprovechaste sus tremenduras o errores para sentarte con él y orientarlo, mostrándole como hacer mejor las cosas? Estas seguro de lo que no le gusta pero ¿conoces que sí le gusta hacer? ¿Estás segura que no le gusta bañarse u ordenar la cama, o solo es tu opinión sobre esto? Y como considero más importante preguntar esto antes de saber dirección y otros datos, concluyo ¿Y dónde está su papá? ¿Por qué no vino a consulta? …Y el “terrible Manuelito rompe a llorar”.

Detrás de un niño cariñoso, amable, educado, obediente, responsable y con un buen rendimiento académico, están unos padres velando por enseñar y educar a esta persona.

“Toda conducta se aprende y se refuerza por las consecuencias que recibe la persona al ejecutarla” (Principio del conductismo). ¿Quieres que tu hijo tenga hábitos de limpieza? Enséñale cómo hacerlo, modélaselo, edúcalo y luego prémialo por el desempeño. No basta con esperar que tu hijo por inercia, experimentación, ensayo y error, o “chispazo divino” aprenda a comportarse por la vida. Primero hay que enseñarle como esperamos que deba hacer las cosas, luego corregir, corregir y corregir hasta que logre aprenderlo.

Educar implica una acción sistemática, continúa y organizada de objetivos que se desean lograr, por lo que si tú esperas que tu hijo “sea modelo”, trázate un plan, con objetivos claros para que pueda, a través de la acción y la ejecución de tareas lograr la meta.

¡Claro que tu hijo se va a equivocar!, por ende mantener en el tiempo los correctivos necesarios y las recompensas por los logros, aunque sean muy pequeños, lograra que tu hijo mejore su conducta.

El hogar es el primer maestro de la vida de un ser humano, allí tu hijo aprendió a ser lo que es hoy, y tú y toda la familia contribuyen a que sea como es. En un ambiente donde todos se tratan con hostilidad, no habrá niño educado que no diga groserías, si en casa papá no cumple las promesas, mamá no premia las buenas acciones ¿Cómo va a tener un hijo motivación para ser el mejor de la clase y para cumplir con los deberes escolares?

El amor es tan esencial en el desarrollo personal, este debe ser el principal ingrediente para educar a los hijos excelentes que soñamos, ser un adulto amoroso, que trate con amabilidad a las personas, que hable correctamente, que se comporte de forma cívica y ordenada, responsable y respetuoso influirá como modelo positivo en el chico y contribuirá al desarrollo de los valores personales que tanto esperas que aprenda.

Primero debes de sembrar si quieres cosechar, así que libérate de quejas, reproches y recriminaciones y empieza por darle más amor a tu hijo. Comparte tiempo con él, jueguen juntos, modélale los buenos modales, aplica una comunicación positiva centrada en sus cualidades y en sus potencialidades y cuando surjan las debilidades, oriéntalo, para eso te tiene en este mundo.

Recuerda, los niños aprenden mas por lo que ven hacer a sus padres, que por lo que le dicen que hagan.

Lentos, perezosos, e inconstantes.¿Cómo vivir con un hijo con Déficit de Atención?

La vida diaria de este siglo es muy activa. No en vano la mayoría de las personas al llegar la noche nos preguntamos ¿en que invertí el día? “Paso volando”, revisando el listado de tareas que debemos cumplir. Lo mismo sucede con los meses y los años: “corren a un ritmo vertiginoso”.

Pero dentro de la diversidad de las personas, existen seres que viven a tiempo lento, no tienen noción de fechas, horas, escasamente se organizan, tienden a olvidarlo todo, y necesita que literalmente “los empujen” para que logren sus trabajos. ¡Así más o menos es el día de un adulto con Déficit de Atención!

En Psicología el “déficit” denota carencia o ausencia de habilidades, destrezas y capacidades, relacionadas a un área determinada del funcionamiento del individuo. Operacionalmente el déficit de atención es la ausencia, carencia o insuficiencia de las actividades de orientación, selección y mantenimiento de la atención, así como la deficiencia del control y de su participación con otros procesos psicológicos, con sus consecuencias específicas. Desde el punto de vista neurológico, se asume que el Déficit de atención es un trastorno de la función cerebral en niños, adolescentes y adultos, caracterizados por la presencia persistente de síntomas comportamentales y cognoscitivos como la deficiencia atencional, la hiperactividad y la impulsividad.

Dentro de las clasificaciones que se le atribuyen actualmente a el déficit atencional, la hiperactividad e impulsividad son las más populares, una madre desesperada porque su hijo es un “motor incansable”, es más preocupada en buscar soluciones, que quizás la que tuvo un bebe “que siempre está tranquilo”, y por ende “siempre se porta bien”, porque no hace ruido y no se levanta del asiento.

El problema se evidencia cuando el niño inicia la vida escolar, entonces la madre empieza a recibir las quejas de que el escolar no se integra al grupo, no participa en los temas de la escuela, no termina de copiar las clases, parece que siempre estuviera con sueño y cansado, se la pasa soñando despierto, por lo que pasa a ser “el vago” o “flojo del salón”. En casa se observa que no tiene interés en efectuar sus tareas, las efectúa desordenadas o sucias y con demasiada lentitud, olvida dar recados del colegio a los padres, presenta dificultad para ubicarse en los días y meses del año, y siempre “se excusa” con las frases: “se me olvido”. A menudo parecen tener la mente en otro lugar, como si no escucharan o no oyeran lo que se está diciendo. Estos sujetos suelen tener dificultades para organizar tareas y actividades, y evitan o experimentan un fuerte disgusto hacia las tareas que exigen una dedicación personal y un esfuerzo mental sostenidos o que implican exigencias organizativas o una notable concentración (por lo que aborrecen hacer las tareas escolares). Los hábitos de trabajo suelen estar desorganizados y los materiales necesarios para realizarlos acostumbran a estar dispersos, perdidos o tratados sin cuidado y deteriorados, se distraen con facilidad ante estímulos irrelevantes e interrumpen frecuentemente las tareas que están realizando para atender a ruidos o hechos triviales que usualmente son ignorados sin problemas por los demás.

Debido a que el déficit atencional tiene un origen neuroconductual, es esencial descartar en primera mano, que esa “evidente flojera” o “falta de madurez” como algunos le etiquetan ,este generando esa conducta en nuestros hijos , de manos de un neurólogo o psiquiatra, quien presenta las competencias para otorgar dicho diagnostico.

La gran mayoría de los estudiantes con déficit de atención presentan bajo rendimiento académico, por lo que necesitan durante etapas claves de la vida escolar (1er grado, 3er grado, 6to grado, 1er año de secundaria, 3er año de secundaria, 5to año y el 1er año de la universidad) atención psicopedagógica especializada, quien le brindara herramientas útiles para compensar los procesos que puedan estar en déficit, y que le impidan alcanzar el éxito académico. Por lo que se necesita que la familia le facilite este tipo de atenciones.

En los casos más severos, la persona siempre necesitara contar con la ayuda de un familiar quien le ayude a organizar conscientemente sus actividades, y mantenerse al día. Por lo que a veces llega a ser extenuante, sobre todo en la etapa de la adolescencia, donde se mezclan las características propias de la edad, con las del déficit. ¡La familia debe buscar orientación!, por lo que ahora, ante una sugerencia escolar de flojera, lentitud, desmotivación o inmadurez (como muchas veces lo confunden), solicite la atención de un especialista quien le facilitara las recomendaciones más adecuadas para sobrellevar a un hijo con déficit de atención en la familia.