"Bienvenidos al portal donde padres, estudiantes , educadores, profesionales y todo aquel interesado en el area de educacion especial y la psicopedagogia podra encontrar informacion de su interes"...Participa!!!!.




Buscador Interactivo

CONSULTAS ONLINE

CONSULTAS ONLINE

Nueva direccion

Nueva direccion

PLAN VACACIONAL SUPERAPRENDIZAJE

PLAN VACACIONAL SUPERAPRENDIZAJE
Edades de 8 a 16 años

30 oct. 2011

Formacion especializada

25 oct. 2011

Hábitos de estudios:¿Cómo mejorar mi capacidad de memoria?

¡Todo en esta vida depende la memoria!, recordar datos tan significativos, como el nombre, numero de cedula, claves secretas de cuentas y correos electrónicos, fechas para los pagos o entrega de trabajos se ha vuelto tan trivial, que pocas veces reparamos en la gran cantidad de información que manejamos para poder ser eficientes. Las personas dedicadas al estudio de la eficacia y el éxito académico, profesional y personal apuntan que la buena calidad de la memoria facilita el logro de las metas propuestas y del éxito, aunado a cualidades como la perseverancia y la disciplina.

Pero al igual que tener una buena memoria, es una habilidad codiciada por muchos, es muy común escuchar a las personas quejarse:”se me olvido otra vez “o “que mala memoria tengo”.

Más que cómo mejorar la memoria habría que decir cómo ejercitar esta capacidad del cerebro de forma que se aprovechen sus posibilidades naturales de aprendizaje. Con este punto de vista, el mejor consejo es que un adecuado ejercicio intelectual será siempre saludable. El cerebro humano típico contiene unos 100 billones de células nerviosas. Esto significa, según el afamado científico ya fallecido, Carl Sagan, que tenemos la capacidad de almacenar en nuestra mente información equivalente a la de 10 billones de páginas de enciclopedia.

La memoria funciona mucho más eficazmente cuando algo se aprende en un ambiente agradable y relajado. Todos sabemos que la memoria es selectiva y que recordamos mucho mejor las cosas agradables y apenas recordamos los malos ratos, acentuándose este efecto cuanto más antiguos son los recuerdos. Por lo tanto, es importante que determinadas discusiones o la introducción de nuevos datos a nuestro cerebro, se realicen con la máxima tranquilidad posible porque, de lo contrario, si los datos objetivos se empiezan a confundir, no hay forma humana de razonar o comprender las emociones. Parece como si el gestor de la memoria consumiese una gran cantidad de recursos, y si éstos no se encuentran libres no funcionará adecuadamente.

Para comenzar es importante conocer algunas de las causas principales que debemos corregir para que no afecten nuestra memoria, estos son: la falta de atención, concentración e interés, la poca o mala comprensión de lo que se lee ó estudia, la mala costumbre de no hacer repasos ó de hacerlos demasiado tarde y cuando ya se ha acumulado demasiada información, leer de forma pasiva y superficial, sin tomar notas ni reflexionar acerca de lo leído o no tener la costumbre de hacer resúmenes, esquemas ó subrayados al momento de leer o estudiar.

Para evitar olvidar algo que tenemos que hacer conviene tener un recuerdo visual como, por ejemplo, colocarnos el reloj en la mano derecha, Por lo general mientras más sentidos usamos al memorizar algo más fácilmente lo podremos recordar después. Por ejemplo, si queremos recordar donde guardamos un sobre con dinero podemos hacer como si tuviéramos una cámara y retratásemos el lugar donde guardamos el dinero a la vez que decimos "estoy guardando 300.Bs en esta gaveta..Clic."

Para recordar los nombres de las personas hay que tener presente que cuando le presenten una persona: Identifique las características distintivas del rostro, fíjese en las características físicas - color de pelo, estatura, peso. Trate de recordar otra persona que se le parezca. Repita el nombre de la persona por lo menos tres veces - por ejemplo, cuando se la presentan, luego haga una pregunta o comentario usando el nombre y finalmente repítalo cuando se despidan. Piense en una palabra que rime con el nombre. Repítase a usted mismo(a) el nombre varias veces a intervalos. Utilice imágenes. Piense en una imagen que el propio nombre le sugiera. Coloque mentalmente esa imagen en el rostro de la persona. Escriba el nombre. Puede usar una agenda personal para anotar el nombre junto con varias características de la persona.

Comprender lo que estás leyendo te facilita el proceso de memorización. Una recomendación es que no pases a la línea ó párrafo siguiente si no ha comprendido lo anterior. Hay muchas personas que leen un párrafo y cuando lo han comprendido ponen una marca al final; tú puedes hacer lo mismo! Cuando estés leyendo ó estudiando, procura pensar con imágenes, ya que la imaginación y el pensamiento están unidos, con esta técnica te permitirá recordar sucesos ó episodios de un determinado tema. Para que puedas lograr esto hay dos recomendaciones: Exagera determinados rasgos, como si fuera una caricatura y dale movimiento a tus imágenes como si fueran una película .Haz varias pausas mientras lees ó estudias para recordar lo que vas aprendiendo. Muchas personas utilizan este momento para escribir dos ó tres palabras en una tarjeta, también elaboran algún esquema ó hacen un pequeño resumen. Es importante que revises constantemente tus notas para aumentar el número de repeticiones-fijaciones consiguiendo con esto que el olvido se retrase. Normalmente cuando leemos ó repasamos algo justo antes de dormir, lo recordamos bastante bien a la mañana siguiente, ya que durante el sueño no hay interferencias. Esta técnica le funciona muy bien a muchas personas, ¡inténtala!.

Complementar estas estrategias con una buena alimentación, ejercicio físico, tomar suficiente agua, y una buena programación mental te facilitara la lucidez que necesitas para organizar tus recuerdos. Lo principal que debes tener presente es que “lo que yo creo de mi mismo llega a ser verdad” por lo que afirmar constantemente “yo tengo una excelente memoria”, despejara tu capacidad cerebral y tu atención para recordar lo que necesites.

20 oct. 2011

Mi hijo tiene dificultad de aprendizaje¿Cómo puedo ayudarlo?

En nuestra sociedad, la educación y el rendimiento académico tiene la facultad de generar el sentimiento del éxito en la vida de las personas, nos encanta felicitar a los chicos cuando nos sorprenden con “A” y es todo un orgullo para los padres comentar en las reuniones familiares, lo rápido que los niños aprenden a leer o lo bien que exponen en sus salones de clases. Todo lo contrario sucede con los padres con hijos con dificultad de aprendizaje, quienes en mucho, les cuesta entender como una chica que se aprende de memoria las canciones, o se sabe todos los diálogos de las películas; o el chico que gana en todos los juegos de video, o desarma y repara artefactos eléctricos no logra aprender a escribir, leer o calcular con la misma habilidad.

Cifras internacionales revelan que 1 de cada 10 estudiantes presenta algún tipo de dificultad de aprendizaje, en menor a mayor magnitud, estadística similar comparte la realidad venezolana, por lo que en un aula de 30 escolares, se espera que 3 presenten la dificultad.Las dificultades de aprendizaje son un término genérico que se refiere a un grupo heterogéneo de trastornos, manifestados por dificultades significativas en la adquisición y uso de la capacidad para entender, hablar, leer, escribir, razonar o para las matemáticas. Estos trastornos son intrínsecos al individuo, y presumiblemente debidos a una disfunción del sistema nervioso, pudiendo continuar a lo largo del proceso vital. Pueden manifestarse problemas en conductas de autorregulación e interacción social, pero estos hechos no constituyen por sí mismos una dificultad de aprendizaje. Aunque las dificultades de aprendizaje se pueden presentar concomitantemente con otras condiciones discapacitantes (por ejemplo déficit sensorial, retraso mental, trastornos emocionales severos) o con influencias extrínsecas (como diferencias culturales, instrucción insuficiente o inapropiada), no son el resultado de dichas condiciones o influencias” (NJCLD- National Joint Committee on Learning Disabilities- en 1988). Otra característica a resaltar es que estas personas presentan un coeficiente intelectual normal o superior a los de su edad, por lo que respalda el hecho de que son personas muy inteligentes, con un estilo de aprendizaje particular.

Uno de los objetivos principales de los padres debe ser reducir al mínimo los problemas emocionales y sociales experimentados por su hijo con Problemas de Aprendizaje. Una vez que un problema de aprendizaje ha sido diagnosticado (lectura, escritura y/o matemáticas) y un programa de intervención educativo ha sido creado por el Psicopedagogo, es importante darle a su hijo y al maestro el tiempo suficiente para mostrar una mejoría. Soluciones inmediatas o terapias mágicas de x cantidad de sesiones no logran eliminar las dificultades, por lo que debe ser realista la familia a la hora de entender que la intervención requerirá de cierto tiempo. Si los problemas emocionales están presentes, a menudo un buen apoyo académico y familiar dará lugar a una disminución en este tipo de problemas.

Forzar al niño a simplemente trabajar y esforzarse más, sin una atención especializada, no funciona. Puede ser que el niño se esté esforzando al máximo, pero simplemente no puede procesar la información correctamente. Las preocupaciones escolares no deben convertirse en punto focales de la mayoría de discusiones entre usted y su hijo. El niño ya tiene problemas con la escuela, por lo tanto centrarse en asuntos de la escuela en casa sólo lo hace sentirse más derrotado .Es necesario encontrar actividades fuera de la escuela que ayudarán a su hijo/a a desarrollar una autoestima positiva. Mientras que un niño puede ser un mal lector, no hay ninguna razón por la que no pueda convertirse en un experto en gimnasia, karate, montar a caballo, tocar la guitarra / piano, pintura, etc y ¡celebrárselo! Todo el mundo tiene que desarrollar un sentido de dominio y fortaleza.

Los padres deben hacer esfuerzos para evitar situaciones en las que se sientan a acompañar y ayudar a sus hijos en las tareas. Su rol deber ser de guía: no resolver los problemas sino más bien darles las alternativas para que ellos puedan tomar sus propias decisiones. Ofrecer los recursos también significa dejar que un niño cometa errores sin ser implicado personalmente .Es difícil ser objetivo con sus propios hijos y fácil llegar a estar excesivamente envueltos en los esfuerzos para enseñarles. Si la idea de la tarea es reforzar las habilidades que se enseñan en la escuela, entonces ser un facilitador de recursos para su hijo puede ser útil. Sin embargo, ayudar a un niño a responder cada problema correctamente no le demuestra al maestro lo difícil que se le hace al niño y sus áreas de debilidad. Tal vez la mayor contribución de los padres a sus hijos con Problemas de Aprendizaje es su empatía y comprensión: Tratar de entender la situación desde el punto de vista de su hijo y fomentar la autoestima.

Los niños con dificultades de aprendizaje por lo general funcionan mejor cuando sus vidas son muy estructuradas, por lo tanto un sistema de rutinas y horarios para levantarse por la mañana, realizar sus responsabilidades y tareas puede parecer monótono para algunos, pero para niños con problemas de aprendizaje los ayudara a organizarse, recuperar su independencia y autoestima de una forma positiva. Desarrolle estrategias para hacer la vida más fácil en casa. Un tablero de anuncios con anotaciones para recordarle a un niño sus horarios, citas, tareas o fechas de vencimiento de los proyectos ayudara a establecer una rutina y servirá de recordatorio constante. Los imanes se pueden utilizar para colocar notas en la puerta del refrigerador.

Se cree que las dificultades de aprendizaje son una condición permanente, con los que se puede convivir perfectamente. Cada caso es diferente y el impacto sobre los niños y adultos depende de la gravedad del diagnóstico, su detección temprana y del apoyo remedial a tiempo con un psicopedagogo. Para algunos, un Problema de Aprendizaje solo representa un retraso temporal en su desarrollo, para otros, sin embargo, será una condición permanente que requerirá un apoyo remedial extenso de estrategias compensatorias. Si un niño no recibe la intervención académica, social y emocional adecuada, los Problemas de Aprendizaje pueden afectar la autoestima, la educación, la vocación, la socialización, y / o las actividades diarias.

14 oct. 2011

¿Qué hacer con un niño que no acata las normas escolares?

Mantener un aula de clases silenciosa, limpia, donde todos los estudiantes completen sus actividades y acaten las normas institucionales, es el ambiente ideal que todo docente necesita para hacer exitoso el proceso de enseñanza-aprendizaje. Para ello se disponen anualmente la elaboración del manual de convivencia, las normas del aula de clases, y se repite verbalmente cada día en la mayoría de las aulas escolares para que todos sepan cómo deben comportarse.

La realidad pinta cada día un desafío para el maestro, pues lejos de someterse fácilmente a las normas institucionales, ya desde el preescolar, los niños hacen gala de su rebeldía, siempre en cada aula de clases existe el que no se ajusta con comodidad a las normas y se rebela ante ellas, haciendo el ambiente escolar difícil tanto para el cuerpo educativo, como para los compañeros de clases.

Las causas de los problemas de conductas son múltiples, y de eso la mayoría de las sociedad lo tiene claro, es normal escuchar por todas partes: “ ya los muchachos no son como los de antes”, “cada día se pierden mas los valores”, “eso es culpa de los padres que no orientan a sus hijos”, “los padres de ahora son muy permisivos” , “eso es culpa de la televisión y el internet”, y si continuo reflejando todo lo que piensan la mayoría de las personas , esto llegaría a ser una enciclopedia.

Pero como “consuelo de muchos es consuelo de tontos”, un docente en el aula en nada favorece diagnosticar como está la sociedad actual, necesita soluciones.

Entre las recomendaciones que podemos tomar en cuenta , surge la necesidad de mantener contacto constante con los padres del niño con la dificultad (si así puede decirse), siempre hay que descartar que los problemas de conducta no sean originados por un Trastorno de Déficit de Atención e Hiperactividad, un Trastorno Oposicionista Desafiante, o algún otro problemas de salud mental, para lo cual , en primera mano, iniciando al año escolar, la docente debe exigir al padre que se le realice una evaluación con la finalidad de ajustar la disciplina institucional a las características individuales del escolar, a fin de que lejos de generar complicaciones al estudiante, pueda hacerse ecológicamente y en función al bienestar superior de este niño o adolescente.

Las técnicas conductista de modificación de conducta siempre benefician el control de la conductas problemáticas, por lo que una docente capaz, ubicara de forma independiente o solicitando asesoría educativa, que herramientas puede utilizar para lograr un mejor desempeño de la conducta. Se debe evitar en todo momento el uso de la fuerza o la autoridad para corregir conductas, ya que lejos de mejorarla, acrecentara el problema, trate siempre a su alumno con respeto, resalte a diario las cualidades del chico/a en cuestión, recuérdele que cada día se aprecia su mejor esfuerzo.

Cuando de alguna orden al estudiante hágalo de forma clara y simple, mantenga siempre el contacto visual, Justamente, tanto como instrumento de cambio como por los beneficios que el niño obtiene en su autoestima, utilicen siempre el refuerzo positivo y, sobretodo, con reforzadores sociales. Hay un principio en aprendizaje que debería tener siempre presente: CUANDO REFORZAMOS UNA CONDUCTA DESEABLE HAY MÁS PROBABILIDAD QUE ESTA SE INCREMENTE QUE DESAPAREZCA UNA CONDUCTA NO DESEABLE CUANDO LA CASTIGAMOS CONTINGENTEMENTE.

Establezca límites. Es la mejor forma de contener sin castigar. Hágalo de forma consistente, predecible, oportuna y planificada. No entre en discusiones o justificaciones complicadas. Tome el control.

Monitoree los progresos frecuentemente. Los niños/as se benefician enormemente de "feed-back" frecuentes. Los mantiene en el camino, déjelos saber qué se espera de ellos y si ellos están alcanzando sus metas, puede ser muy motivador para ellos. Busque y subraye el éxito tanto como sea posible. Estos niños viven con tantas fallas que ellos necesitan todo el empuje positivo. Ellos se benefician de los elogios y los premios. Frecuentemente el aspecto más devastador de estos niños siempre es el daño secundario hecho a la autoestima.

Use el "feedback" que ayude a los niños a hacerse auto observador. Ellos no tienen idea de cómo se encuentran o cómo se han estado comportando. Trate de darle esta información de forma constructiva. Haga preguntas como: • ¿sabes lo que acabas de hacer? • ¿Cómo crees tú que pudieras haber dicho eso en forma diferente? ¿Por qué crees que aquella niña se ha puesto triste cuando tú le dices lo que estás diciendo?

Un sistema de bonificación con puntos es una forma útil de incrementar la participación de los alumnos como parte de un programa de modificación conductual y buen sistema de recompensa para los más pequeños

Separe parejas y tríos, incluso grupos completos, que no funcionan bien juntos. Usted debería intentar los cambios necesarios para prevenir las conductas disruptivas en el aula. Ponga atención a los vínculos. Estos muchachos necesitan sentirse unidos, conectados y aceptados. A medida que ellos sienten ese vínculo, se verán motivados a cumplir con las normas.

Deseche las criticas y las situaciones avergonzantes , que lejos de promover un cambio , facilita el incremento de las conductas problemas y cuando observe que la situación puede salirse de las manos, no dude en solicitar asesoría con los especialistas , que siempre están dispuestos a ayudarle.

5 oct. 2011

¿Cómo hacer a un hijo feliz?

Ojalá me hubieran dado una moneda por cada vez que he oído a otros padres y a mí también, decir: "Yo sólo quiero que mis hijos sean felices". Este parece ser el deseo de todos los padres del Siglo XXI: la "felicidad".

Cuando desafío a los padres para que expliquen que significa ser "feliz", a menudo, es difícil para ellos describirlo. ¿Qué significa evitar la decepción a su hijo? ¿Sería feliz si todos sus deseos se hicieran realidad? ¿Proviene la felicidad de no ser regañado, siempre ser aceptado, no importa como él o ella se comporten? ¿Será un hijo feliz si él o ella están a salvo de las dificultades y luchas, si todo sale con facilidad?

El éxito constante y la aceptación de todos los comportamientos no es probable que conduzcan a la verdadera sensación de felicidad de un hijo. Por supuesto, un hijo, siempre debe ser alabado por el trabajo duro y reconocido por las mejoras en el comportamiento. En primer lugar, el hijo debe sentir el amor de sus padres, expresado en cálidos abrazos y ánimo, incluso en los momentos más difíciles. Sin embargo, hay muchos beneficios que se obtienen por un hijo que deja de esforzarse, que no conoce sus límites y que por ello recibe la crítica constructiva de los que le aman.

Imagine un grupo de hijos y padres de familia en un parque: hay un columpio con barras para hacer escalada y balanceo en la selva. Algunos padres dirigen a sus hijos hacia columpios más seguros, no les permiten acercarse al columpio de la selva, porque podría amenazar su seguridad. Otros padres acompañan a sus hijos al columpio de la selva, y cuidadosamente vigilan a medida que va haciendo escalada en las barras, lo que permite a los hijos intentar nuevas habilidades, aunque al mismo tiempo con el máximo cuidado para su seguridad. Otros padres se sientan en un banco absorto en la conversación con un amigo, mientras sus hijos se suben y mueven libremente, sin ninguna supervisión.

¿Qué padre es usted? El primer padre mantiene a salvo a su hijo o hija de un daño físico, pero evitando que el hijo experimente la alegría y el sentido de la realización de dominar una nueva habilidad, y de esta manera fomenta en el hijo el desarrollo de los mismos temores que el padre experimenta. El segundo padre permite que el hijo explore e intente nuevas habilidades, pero está allí como una red de seguridad por si el hijo experimenta cualquier dificultad. El tercer padre permite la total libertad de su hijo o hija en su recreo, sin límites sobre aquello que el hijo pueda hacer o ser.

En diferentes momentos, con diferentes escenarios, es probable que sea aceptable la actitud de cada uno de estos padres. Pero la mayoría de las veces es mejor ayudar a los hijos con cautela a entrar en una nueva situación, permanecer a su lado, y hacer todo lo posible para evitar daños. Es probable que sea la mejor manera de animar a nuestros hijos a probar cosas nuevas, e incluso el miedo, mientras que ellos saben que estamos ahí si nos necesitan. A veces, es conveniente, si somos conscientes de las capacidades de nuestros hijos, permitirles la libertad de explorar por su cuenta, teniendo la confianza de que pueden tener éxito sin tenernos a nosotros a su lado. Estos son los momentos en que dejamos a nuestro hijo en una fiesta de cumpleaños sin nosotros, que nuestros hijos duermen por primera vez en casa de un amigo, o que animamos a nuestros hijos a montar su bicicleta por el campo con un amigo.

Este mismo principio se aplica cuando se trata del comportamiento de nuestros hijos hacia los demás, ya sea acerca de compartir los juguetes, ayudar con las tareas, o hablar con otras personas. Al principio, nuestros hijos no saben cómo comportarse. Ellos no nacen con la capacidad de compartir, o poner la mesa, o decir "por favor" y "gracias". Empiezan por modelar estas conductas de nosotros mismos. Poco a poco, se establecen las expectativas sobre estos comportamientos, y si las expectativas se cumplen o no, nuestros hijos experimentan las consecuencias apropiadas. Les damos las gracias y un abrazo cuando se han colocado todas las servilletas y cucharas muy bien sobre la mesa. Les quitamos el juguete, si su límite de tiempo para jugar con él ha pasado, o pertenece a otra persona (su amigo/a). Esperamos que digan la palabra "por favor" antes de dar a nuestros hijos el objeto que desean. O podríamos colocar un adhesivo en una tabla cada vez que nuestro hijo va a la cama solo, y después de 5 pegatinas, podemos ir a tomar un helado con él.

Entonces, ¿qué tiene todo esto que ver con ser "feliz?" Un hijo es "feliz" cuando se siente bien consigo mismo y se enorgullece de haber trabajado duro para obtener una nueva habilidad. Es "feliz" porque se siente seguro acerca de lo que se espera de él. Es "feliz" un hijo que se siente amado por sus compañeros, porque él o ella ha aprendido el valor de compartir y tratar a los demás con amabilidad. Es "feliz" el hijo que ha aprendido el valor de una sonrisa, porque él o ella ha experimentado muchas sonrisas todos los días de los que le aman. Es "feliz" el hijo que ha aprendido que, mediante el esfuerzo, puede gatear o caminar, o contar, o leer, o hablar con claridad y amabilidad, o cantar una canción, o saltar en un pie, o ir en bicicleta.

Es "feliz" el hijo que se siente capaz, confiado y seguro. Es "feliz" el hijo que es respetado y apreciado por lo que él o ella es, al mismo tiempo que se anima a ser el mejor ser humano que él o ella puede ser. Es "feliz" el hijo que sabe que sus esfuerzos son valorados por los demás.

Todos los padres tienen la fuerza y la sabiduría que necesitan para aumentar verdaderamente la "felicidad" de los hijos, que se sientan seguros y fuertes y con confianza y poder, hijos que atienden las necesidades de otros, así como las suyas propias, los hijos que contribuyen, por su parte, para hacer de nuestro mundo un lugar mejor.

La felicidad de nuestro hijo no es, por tanto, un estado abstracto o filosófico, la felicidad proviene de la vida cotidiana y la buena forma de educar de los padres ayuda a conseguirla.

¿Cómo organizar el aula de clases para facilitar la inteligencia y el aprendizaje?


Inicia un nuevo año escolar, y con él, todos los preparativos para hacer la llegada del estudiante más amena e interesante. Serán 10 meses en los cuales, el chico o chica asistirá día a día, donde deberá permanecer en el ambiente escolar para aprender y desarrollarse en todas las áreas.

En lo que respecta a investigaciones en el área de educación y aprendizaje, se ha confirmado que el ambiente escolar predispone a favorecer o entorpecer el proceso de aprendizaje. Ya en el pasado, los grandes educadores de la humanidad, de forma instintiva hacían uso de de los recursos del ambiente para facilitar los procesos intelectuales. Simón Rodríguez se valía de el discurso intrigador, la naturaleza, y daba principal atención a la iluminación, los olores, los sonidos y la emotividad para trazar con maestría los procesos memorísticos y de razonamiento de su ilustres estudiantes, de allí parte la bella relación y la admiración que despertaba en sus alumnos, quienes mantenían una excelente relación y valoraban su opinión, muchos años después de haber sido su maestro. ¡Qué buen ejemplo para el docente innovador!.

Siguiendo la filosofía y metodología para el aprendizaje efectivo, la escuela debe ser un ambiente agradable, placentero, un espacio que debe ofrecer accesibilidad a todos los integrantes del entorno escolar, en múltiples estudios se ha demostrado que las emociones y el pensamiento optimista y positivo favorecen las asociaciones positivas y creativas de las ideas, los que nos facilita el ser eficientes y por lo tanto más exitosos, lo cual a su vez aumenta el autoestima y genera actitudes y pensamientos positivos, produciendo un círculo virtuoso a favor del desarrollo de nuestros estudiantes y de nosotros mismos.

Contrario a esto, un ambiente opresivo, dominante, tenso, austero y donde el docente y personal escolar no propicie la comunicación con respeto y accesibilidad favorece el bajo rendimiento académico, los problemas globales de conducta, y la falta de identificación de los estudiantes con sus profesores y escuela, imposibilitando el aprendizaje de valores, principios e intelectuales.

El área de trabajo escolar debe tener las condiciones adecuadas para el trabajo que se va a realizar, espacios ventilados, temperatura fresca (no extremo calor o frio), iluminación , luz y en ocasiones habrá que buscar un lugar distinto al salón de clases que se adecue mejor a una actividad para estimular el aprendizaje.

Es esencial los apoyos visuales periféricos para aumentar la captación de la información valiosa, valiéndonos de la vista periférica, quien se encuentra asimilando continuamente la información, de forma no consciente, por lo que es aconsejable decorar nuestras áreas de estudio con carteles con mensajes positivos que alienten el autoestima, las habilidades sociales, los valores, los principios escolares, y los contenidos académicos a considerar, así frases optimistas y palabras de hombres celebres quedaran profundamente grabadas en nuestros alumnos. Tales poster o carteles deben cambiarse con regularidad y ser reemplazados en color, imagen y mensaje. Las letras deben ser grandes y deben colocarse ligeramente por arriba de la vista, para que puedan ser vistos desde cualquier parte del salón, por si el alumno se distrae y se voltea a ver la paredes se vuelve a encontrar con el tema de la clase, o puede levantarse a consultar un dato en la pared. La misma técnica es favorecedora de los aprendizajes de las matemáticas y las otras ciencias exactas que tienden a generar sentimientos de dificultad, un aula de clases enriquecida con carteles brillantes de operaciones matemáticas, mensajes optimistas de grandes científicos e imágenes de experimentos, trabaja a favor del profesor de ciencias.

Un educador del siglo XXI debe estar a la vanguardia de las tecnologías educativas, entender que cada estudiante tiene un estilo de aprendizaje, una predominancia perceptiva, una forma particular de manejar el estrés y un desarrollo particular de inteligencia, por lo tanto su clase debe estar enriquecida de varios estímulos (tanto visuales, auditivos, y cinestésicas), experiencias practicas, oportunidades para el debate y la disertación, espacio para la construcción democrática de las normas, ritmo y velocidad para poder ser exitoso. La personalidad del docente favorecerá u obstaculizara el aprendizaje del estudiante, por lo que regalarse a diario una hora para relajarse, aprovechar las oportunidades para el desarrollo personal, leer literatura motivacional, buscar asesoría de un psicólogo, coach personal u orientado para el manejo de las emociones, y practicar algún deporte, yoga, taichí , meditación, u otras actividades físicas orientadas al desarrollo de la calma y la inteligencia emocional ,debe ser complemento para el desarrollo de actitudes positivas que favorezcan la práctica docente.

Evitar los salones atestados de personas, pintar las paredes de colores pasteles (como el verde, el azul, los rosados), mantener una sonrisa y un ambiente relajado y cálido, tal cual como los que observamos en las fiestas u ocasiones especiales, son aspectos a tener en cuenta para el inicio de este nuevo año escolar, cargado de la intrépida generación “I” que espera por aprender de usted.