"Bienvenidos al portal donde padres, estudiantes , educadores, profesionales y todo aquel interesado en el area de educacion especial y la psicopedagogia podra encontrar informacion de su interes"...Participa!!!!.




Buscador Interactivo

CONSULTAS ONLINE

CONSULTAS ONLINE

Nueva direccion

Nueva direccion

PLAN VACACIONAL SUPERAPRENDIZAJE

PLAN VACACIONAL SUPERAPRENDIZAJE
Edades de 8 a 16 años

23 jul. 2013

¿Cómo manejar la decisión de tener que repetir el grado?

 ¡Termina el año escolar! Estamos en la época de redactar boletines y otorgar calificaciones para los niños de primaria. En el Informe Descriptivo Final  se revelara de forma cualitativa cuales fueron los logros obtenidos durante el periodo escolar y se atribuirá una letra de la escala literal para indicar si el alumno logro adquirir las competencias requeridas para ser promovidos al grado inmediato superior. ¿Qué se puede hacer cuando recibimos este informe que revela que nuestro hijo no será promovido de grado escolar? ¿Cómo se lo comunicamos?
Si durante todo el año escolar ofrecemos a nuestros hijos el apoyo que necesita para sus estudios, podríamos prevenir la fatídica “E” que tanto disgusta a los padres. En el Subsistema de Educación Primaria se contempla que  la evaluación será participativa, continua, integral, cooperativa, flexible, formativa y acumulativa (Art.44 de LOE), por lo que durante “todo el año escolar”, usted debió recibir el plan de evaluación, los contenidos contemplados durante el día de clases, las fechas en las cuales se realizaría la evaluación y tuvo oportunidad para reunirse con directivos y docentes para conocer las debilidades evidenciadas durante este proceso. Evitar de forma descuidada seguir con los requerimientos que el niño o niña necesitaba para el grado en curso, predispone a que el rendimiento pueda ser bajo o se deba reprobar.
Actualmente debido a la flexibilidad del proceso de evaluación, se le da oportunidades al escolar para que demuestre el aprendizaje obtenido, los docentes responsables hacen las reuniones pertinentes para solicitar al representante si el niño debido a su desempeño amerita una evaluación psicopedagógica para  identificar las fortalezas y el estilo de aprendizaje de este escolar, al igual que solicitar las sugerencias del especialista para efectuar las debidas adaptaciones curriculares, en función de recopilar con el instrumento más adecuado el resultado del aprendizaje de este escolar.
En algunos casos, se sugiere que reciba apoyo de un tutor fuera de horas de clases, y por supuesto se resalta que los padres deben estar más involucrados en el proceso educativo. Lo ideal es seguir las sugerencias que promueve el ambiente escolar para apoyar al estudiante.
Si todas esas sugerencias fueron obviadas o no consideradas por la familia durante el año escolar, este no es el momento para exigir que se reconsidere la letra seleccionada en la escala literal. El proceso educativo fue facilitado y evaluado por la docente, por ende, así aunque ahora usted no esté de acuerdo con la letra otorgada, debe respetar el criterio de la educadora (siempre y cuando ella haya cumplido con las acciones descritas al inicio).  La calificación no está en criterio de usted como padre por lo que siente u opina, la evaluación y la conclusión de esta fue un proceso durante todo el año escolar en el que tuvo la oportunidad de hacer los correctivos pertinentes. Asumamos nuestra parte en la responsabilidad del resultado.
Ahora, en caso de que su hijo deba repetir el grado, debes preguntarte ¿En qué áreas tiene mayores dificultades? lectura, escritura, matemática, ciencias, estudios sociales, habilidades sociales u otras. ¿Tiene dificultades en una sola materia o en casi todas?¿Qué han hecho usted y los maestros durante el año para ayudar al niño a adquirir las habilidades necesarias? ¿Qué ha funcionado bien para ayudar al niño a aprender? ¿Qué cosas no han funcionado este año? Si su niño repite el grado, ¿qué tipo de instrucción recibirá en las áreas en que tiene mayor dificultad? ¿Se utilizaría un nuevo método de enseñanza o nuevos materiales, o se emplearían las mismas estrategias que el año anterior? ¿Cómo podemos decir con certeza que "repitiendo lo mismo"  mejoraría el desempeño? ¿Qué nivel de rendimiento se establecería para su hijo de repetir el grado? ¿Qué cambios deberían manifestarse para considerar que la repetición resultó efectiva? Siendo realistas, ¿podrá su niño cumplir con los estándares requeridos para pasar de grado el año próximo? ¿Qué tipo de cambios espera ver en un año? ¿Son suficientes como para que valga la pena repetir?
Es necesario que al tener respuestas, actuemos en función de apoyar al niño o niña en el siguiente periodo escolar para que “realmente aprenda” y domine el grado.
Serán  muy útiles seguir estas sugerencias para lograr un exitoso nuevo año, aunque se vea el mismo grado: Habla con todas las partes implicadas. Educar a un niño requiere trabajo de equipo. Habla con los maestros de tu hijo  para entender por qué tu hijo es dejado atrás. Ofrece ayuda positiva. Explica a tu hijo que repetir un curso no es un castigo, sino una oportunidad para tener éxito. Ayúdale a superar los sentimientos negativos que pueda sufrir. Consigue que comprueben las dificultades de aprendizaje de tu hijo. Los niños suelen tener problemas para superarlo porque tienen dificultades de aprendizaje no diagnosticadas.  Visita a tu médico de familia. Incluso los pequeños problemas de visión y oído pueden dar como resultado una baja autoestima y dificultades de aprendizaje. Los lentes o la ayuda para escuchar pueden ayudar a tu hijo a superar el trabajo de clase para que no tenga que repetir de nuevo. Encuentra el estilo de aprendizaje de tu hijo. Los estilos de aprendizaje determinan nuestra forma de procesar la información. Algunos necesitan entrenamiento interactivo para entender os conceptos. Evalúa lo que funciona mejor con tu hijo. Trabaja con profesores para ponerlo en práctica en las lecciones de clase y cuando le ayudes en casa. Busca un profesor particular. Si no tienes tiempo adicional para ayudar a tu hijo con las lecciones, un educador externo puede ser más efectivo. Puedes usar los programas para después de la escuela y los servicios de profesorado profesional para dominar la información. Mantén una participación social. Tu hijo se sentirá solo y fuera de lugar cuando sus amigos pasen al siguiente curso. Organiza encuentros durante el fin de semana y las vacaciones para ayudarle a superarlo. Da ánimos a tu hijo para que haga amistad con los nuevos compañeros.

Aunque hayas hablado con el personal de la escuela antes de decidir si tu hijo necesita repetir este curso, es importante hablar con ellos de nuevo para crear un plan de acción para superar las barreras de aprendizaje de tu hijo. 

16 jul. 2013

¿Cuando es recomendable que los niños repitan el grado escolar?

 ¡Llego el mes de Julio! Acaba de culminar el año escolar. A esta fecha, ya los estudiantes de bachillerato  saben con cuantas asignaturas van a revisión y están presentando, otros felices  están celebrando  si ganaron el viaje anhelado de vacaciones porque aprobaron todas. Primaria es otra historia. A estas alturas se empiezan a comunicar cuales de los escolares  deben repetir el grado cursante. ¿Te ha dicho alguien en la escuela que sería mejor que tu niño repita de grado?. Dejarlo Repetir  es una decisión muy difícil y cargada de emociones. Muchas docentes y madres ven la repetición  como una manera de asegurar una mayor responsabilidad  y para asegurarse de que las escuelas cumplen con su trabajo.
Se puede llegar a considerar volver a cursar el grado si el niño(a)  tiene muchos problemas para aprender a leer, escribir o en matemáticas, no alcanza a llegar a los niveles de rendimiento esperados para pasar al siguiente grado, o parece "inmaduro" y "joven" para su edad.
¿Qué hacer en este tiempo para evitar que los chicos repitan el año?, se preguntan hoy no pocos padres y docentes. En principio hay que evaluar las causas, distintas en cada caso; las características del alumno; sus necesidades e intereses; y las posibilidades de la escuela y de la familia para acompañarlo en este proceso.
No se puede sugerir la repetición  o promoción del grado solo porque “los padres así lo consideran” o “la docente le parece que es lo mejor”, suposiciones subjetivas de ambas partes no pueden considerarse como determinantes en el futuro escolar del niño. Si hacemos una revisión de los aspectos técnico de la evaluación en la Educación Primaria Bolivariana, contempla  que la promoción del 1er y 2do grado se hará de forma continua y natural, cuya determinante está relacionada con el 75 % de asistencia a clases y   resaltando que “todos los involucrados deben trabajar de forma integrada para que se logren las actividades que permitirán desarrollar las potencialidades del niño y la niña”.
Sucede que si durante estos grados se observa que el escolar presenta mayores dificultades en su proceso de adquisición de los aprendizajes, una familia responsable o un docente observador deberá remitir el caso al departamento de orientación de su escuela solicitando una evaluación psicopedagógica, esto debe hacerse a inicios del segundo lapso, ¡no ahora!. Esta acción está encaminada a efectuar las adaptaciones metodológicas y evaluativas en función a las necesidades educativas especiales del escolar (pues si bien no sabe leer, por ejemplo, pero si sabe hablar con claridad, una breve adaptación a pruebas orales, facilitaría la medición del aprendizaje de los contenidos previstos en el proyecto pedagógico de aula mientras logra aprender a escribir y redactar). Si en una escuela no cuentan con un psicopedagogo, pues se puede ubicar uno particular, fuera del entorno educativo, o remitir el caso al Centro de Diagnostico Orientación Formación y Seguimiento para la Diversidad Funcional (Cdofsdf) del Municipio donde se reside, que es un servicio totalmente gratuito y que cuenta con el equipo multidisciplinario para la evaluación.
Los docentes precavidos llevaran un registro anecdótico bien sustancioso con las apreciaciones diarias de este escolar, al igual que un buen registro en su lista de cotejo o escalas de estimaciones desde el principio del año escolar que avale las decisiones tomadas. Si la familia no se hace cargo de las necesidades escolares de sus hijos, un buen registro en el libro de acta personal del docente, con firma y cedula del representante, cada vez que se le llamo, y el tema que se considero, o las veces que no asistió, sustentarían la decisión de la repitencia.
Si el escolar presenta  alguna diversidad funcional ( como dificultad de aprendizaje, o compromiso cognitivo, TDAH, síndrome de asperger u otro trastorno del desarrollo , psiquiátrico o déficit sensorial y está escolarizado) junto con sus informes neurológicos, psicológicos y psicopedagógicos, la decisión de la repitencia del grado debe estar sustentada con las acciones del cuerpo docente donde avale que cumplieron  las sugerencias emitidas por el equipo multidisciplinario , fueron aplicadas en el aula, y bajo las sugerencia de  los profesionales. También se da mucho el caso de que los padres efectúan las evaluaciones y los docentes no aplican dichas sugerencias y se resisten a acompañarlos a las consultas con los especialistas a buscar asesoría. Entonces, ¡de allí debe desprenderse una reflexión! , pues los informes están elaborados con la finalidad de facilitar la integración de estos escolares y facilitar su aprendizaje. Solicitar una repetición cuando dichas sugerencias no se han cumplido, tampoco es viable. Recuerden tener a mano la Resolución 2005  del MPPE , ¡que se debe cumplir!
Para 3ero a 6to grado se contempla  que se “determinará la promoción  al  grado inmediato superior, con base a criterios establecidos por el colectivo institucional (docente, directores y coordinadores, departamento de evaluación, departamento de orientación, representantes de la comunidad educativa y padres del escolar)  y el consenso sobre los logros en el proceso de aprendizaje”. Manteniendo las mismas sugerencias de registro, adaptación y atención individualizada.
Dejar repetir a un estudiante debe tener un basamento objetivo, con un soporte en registros y acciones de parte del docente y un acompañamiento honesto de la familia. No se debe esperar a última hora para informarse de las debilidades de su hijo, y luego andar culpando al centro escolar por el apoyo que no le brindamos nosotros a lo largo del año escolar. Buscar en estos días desesperados una tarea dirigida no se traduce en interés o garantía de que “esta situación no volverá a ocurrir”. Es muy triste para la vida de este estudiante que está en riesgo de repetir, que parte de la responsabilidad de la misma está directamente relacionada al apoyo que debe recibir de su familia. Al igual que como profesionales de la docencia, debemos evitar decisiones basadas en criterios emocionales, solo porque el escolar es “muy inquieto, no copia, no hace caso”. En este caso se puede solicitar una Evaluación de Competencia Curricular, para asegurarse que tal decisión está basada en el escaso logro de las competencias mínimas requeridas en el aprendizaje para la promoción del año. 

9 jul. 2013

¿Quién educa a nuestros hijos?

 En la actualidad la carrera del docente está enfrentando los desafíos de enseñar a esta generación de principios de siglo, cargada de creencias, actitudes y valores que en gran mayoría no concuerdan con los que anteriormente considerábamos “normales” o “aceptables” para la sociedad. Es una realidad que los chicos (cas) están expuestos a mayores niveles de información y que la situación de la sociedad venezolana y de la familia también ha cambiado,  impulsando a las madres , que anteriormente asumían la labor de educar a los hijos , a pasar más horas fuera de casa trabajando para contribuir con la economía familiar, padres que atraviesan divorcios, separaciones o conflictos legales que por alguna razón se alejan de sus hijos, relegando la significativa función de educar a la televisión, el internet, o a los amigos.
Educar corresponde a los padres, incluso abuelos y abuelas,  es un proceso que se inicia en el mismo momento que recibes al bebe en brazos, debemos evitar la creencia de que la función recae sobre el docente, quien recibe al niño o niña luego de 3 o 5 años de estar dentro del conjunto familiar, y que solo convive con este por 20 horas a la semana. El docente es coadyuvante en el proceso educativo, al igual que cualquier otro integrante que sirva de cuidador o tutor del chico o chica. Por ende es responsabilidad de la madre y el padre la educación en las actitudes, creencias y valores de este bebe.
El Psicólogo Infantil Alfonso Fouce,  y Marc Giner, Psicopedagogo y Logopeda, ambos con amplia experiencia en el tratamiento de los trastornos emocionales en los niños señalan  20 errores que “no” debemos cometer en la educación de los hijos:
1. Comprarle todo aquello que nos pida.2. Darle siempre la razón cuando tenga un problema.
3. Dejarle que hable mal (digan groserías o griten u ofendan a otros porque todos sus amigos lo hacen.4. Ponerle un televisor y/o una computadora en su habitación (con acceso ilimitado a internet por supuesto y si puede ser con la playstation)5. Avergonzarnos cuando hace una rabieta y no corregirla.6. No darle abrazos ni besos, ni decirle lo importante que es para nosotr@s.
7. No exigirle en relación a la escuela ni en las tareas de la escuela.8. No castigarle ni llamarle la atención sobre su conducta nunca.9. Castigarle cada día de acuerdo al estado de ánimo del padre.
10. Que la madre le diga que no a una cosa y el padre la consienta o viceversa. 11. Chillarle o estresarnos cada día para que haga lo que le exigimos. 12. No jugar ni hablar tranquilamente nunca con él o ella.13. No establecer ni unos horarios ni unas reglas del juego mínimas. 14. No pedirle que colabore con la casa en las cosas que están a su alcance.15. Permitirle las mismas cosas que a sus hermanos mayores, o prohibirles a estos porque sino el pequeño se enfada o hace una rabieta.16. No enseñarle unas normas y/o valores, sean del tipo que sean.17. Creer que nuestro hijo siempre nos miente, acabará haciéndolo.18. Creer que nuestro hijo es malo, acabará siéndolo.19. No darle buen ejemplo. 20. No hacer lo que les decimos a ellos que deben hacer.
Tener presente estas 20 consideraciones que debemos evitar en la educación de nuestros hijos nos servirá de orientación para organizar un plan de vida orientado a formar a una persona exitosa, educada, organizada y estable emocionalmente.
Pero ¿Qué hay del papel del docente dentro del aula? Pues, la escuela en la actualidad debe impulsar en su comunidad “la escuela de padres” donde deberá facilitar toda la información relevante para una educación sana y asertiva dentro del ambiente familiar, resaltando una formación que se oriente por estos simples pero significativos principios.
Educa con afecto: Dar afecto es el acto educativo más profundo de todos. Evitar el trato frio y mecánico solo ocasiona un desarrollo educativo lento y poco solido. Expresa tu afecto de manera clara .Reconoce logros y corrige errores de manera constructiva. Expresa tu emoción y tu gusto al verlo que avanza en su desarrollo personal, si percibe errores hazle sugerencias para mejorar. De esta manera estarás estimulando su autoestima. Le enseñaras que nadie es perfecto, pero que todo logro, así sea pequeño, será valioso.
Escucha y procura hacerte entender: Los malos entendidos son un fenómeno frecuente entre los seres humanos. Por lo general queremos escuchar aquello que nos conviene entender. En medio de un sin fin de palabras, nos ganan las emociones y las discusiones se vuelven absurdas. Por ello es recomendable no discutir con los niños, cuando quieran algo que no sea razonable para tal o cual momento .Por lo general los niños insisten, por ello es necesario repetirlo una o varias veces para que comprenda razones y no imposiciones del adulto, esto permitir que entienda mejor las cosas.
Da al niño las indicaciones estrictamente necesarias. No le digas todo lo que tiene que hacer o dejar de hacer. En ocasiones nos preocupamos demasiado por lo que hacen los niños a solas, o no permitimos que realicen cosas que puedan causarles algún daño físico. Sin embargo, con esto restamos creatividad, independencia y seguridad, por eso, es aconsejable que aceptes a tu niño tal como es.
Sé perseverante y ten mucha paciencia Cuando se educa a un niño con mucho afecto y cariño, es sencillo ser perseverante y paciente. No es conveniente desesperarse y gritarle o reprimirle físicamente, lo mejor es hablarle con tranquilidad y explicarle que se puede aprender de los errores y los fracasos.
Educa con sencillez .Llegar a hacer cosas valiosas con sencillez es una gran virtud. A veces pensamos que educar es una tarea complicada; sin embargo, si actuamos con sencillez y claridad puede no serlo tanto.
Pide al niño que haga cosas justas. Sera injusto pedirle que recoja juguetes que el no tiró y que vea al responsable que no hace nada. Sera injusto que solo el te ayude a lavar los platos y los demás jamás ayuden. Cuando le solicites que realice una tarea o un mandado, trata que sea en un momento adecuado, no seas inoportuno; es decir, no interrumpas los momentos que le son más agradables.

Educa con el ejemplo Lo menos que se puede hacer cuando se educa a un niño es formarlo con el ejemplo. Los niños aprenden mucho de las personas que son importantes y significativas para él, en este sentido los adultos son una importante fuente de imitación para los niños. Si percibes que tales personas dicen algo pero hacen una cosa muy distinta, tendera a tener principios no muy firmes. Una educación profunda comienza con el ejemplo. Por último “cumple lo que prometes”. Así que no delegues a otro lo que te corresponde hacer. Si quieres una sociedad más justa, educa a tus hijos.¡¡¡¡ Por allí se empieza!!!!.